La Deputación 'pasa' de los informes negativos y renueva el convenio del Dolmen de Dombate

stop

Salvemos Cabana considera "una auténtica tomadura de pelo" que la gestión vuelva al Concello de Cabana 

A la izquierda, los desperfectos en el neodolmen y, a la derecha, su aspecto original

en A Coruña, 14 de enero de 2016 (13:16 CET)

La Diputación de A Coruña firmará "en las próximas semanas" un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños para la gestión del Dolmen de Dombate, un acuerdo que traslada la gestión al municipio e incluye la creación de una comisión de seguimiento del monumento. La corporación provincial había dejado vencer el anterior convenio sin renovarlo al tener dudas sobre la gestión del monumento prehistórico, ya que en su poder están informes del servicio de Arquitectura y Patrimonio que cuestionaban la política de visitas y usos.

Conversaciones entre las dos partes han acabado en un nuevo acuerdo por el que el Concello de Cabana se encargará "de las visitas libres y guiadas, más el programa anual de actividades, acordes con los requisitos de conservación del Dolmen", según señaló la Deputación de A Coruña.

Críticas al nuevo acuerdo

Salvemos Cabana ha considerado este acuerdo "una auténtica tomadura de pelo". Considera que "se incumplieron de manera reiterada las cláusulas 2.1 y 2.2.1 del convenio firmado por ambas partes". Aludían esos artículos al "control del tránsito tanto en el recinto como en los dos edificios priorizando sobre todo la protección del monumento" y a la responsabilidad del Ayuntamiento de "mantener en perfectas condiciones de conservación tanto el inmueble como los bienes incluídos en el mismo".

La plataforma había pedido ya en mayo la actuación de la Deputación "por el lamentable estado del neodolmen, la costosa réplica del megalito, sufragada con más de 90.000 euros del erario público, y que se encontraba en perfectas condiciones antes del inicio de la gestión municipal".

La asociación había solicitado, además, la valoración por parte de expertos del estado actual y posible deterioro de las pinturas del megalito, así como el establecimiento de un número máximo de visitas recomendado al recinto arqueológico en aras de su conservación.

"Cuesta entender como Xesús Soto, diputado provincial del BNG encargado del Servicio de Contratación, Patrimonio y Equipamientos, puede haber actuado ahora con semejante nivel de irresponsabilidad política, variando 180 grados su postura inicial y sus declaraciones públicas de suspender el convenio, cediendo a las presiones fomentadas desde el Ayuntamiento de Cabana y entregándole en bandeja de plata al Partido Popular la gestión del centro arqueológico del Dolmen de Dombate", concluye Salvemos Cabana.   
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad