La Deputación devuelve la gestión del Dolmen de Dombate a Cabana 

stop

Salvemos Cabana acusa a la corporación de "bajarse los pantalones" ante la presión mediática 

A la izquierda, los desperfectos en el neodolmen y, a la derecha, su aspecto original

en A Coruña, 09 de enero de 2016 (16:19 CET)

La previsión es que Deputación de A Coruña y Concello de Cabana pacten la próxima semana una programación para la dinamización del Domen de Dombate, que estaría gestionado por el Ayuntamiento. La corporación provincial había decidido no renovar el convenio con el consistorio pero las conversaciones entre el diputado de Patrimonio y Contratación de la Diputación, Xesús Soto, y el alcalde de Cabana, José Muíño, han servido para acercar posturas.

La suspensión del acuerdo se había decidido a partir de los informes negativos del equipo técnico de la Diputación, que había tomado la decisión de recuperar la gestión del yacimiento, defendiendo que no es atribuible a una excesiva presencia de visitantes los daños registrados en el neodolmen.

Salvemos Cabana ha lamentado la actitud de la Deputación coruñesa, en lo que considera "una bajada de pantalones en toda regla". "Xesús Soto da ahora marcha atrás ante la presión tanto de José María Bello como del propio Ayuntamiento de Cabana a nivel mediático. Diversos medios de comunicación han indicado, además, la participación de Manuel Muiño, regidor de Zas, como Xesús Soto perteneciente al grupo provincial del BNG y primo hermano de José Muiño, alcalde de Cabana, en la toma de esta decisión", asegura en un comunicado.

Para la plataforma, la suspensión del acuerdo dio un giro "a finales del 2015 el Ayuntamiento de Cabana creó de manera repentina los premios Dolmen de Dombate, otorgándoselos a José María Bello, director del Museo Arqueológico de A Coruña y participante en las excavaciones del dolmen, a un grupo gallego de comunicación –en referencia a La Voz de Galicia-- y a la propia Deputación coruñesa".

Salvemos Cabana insiste en que "sólo después de la inadecuada gestión municipal y la masificación, y no antes, surgieron problemas en el neodolmen, una réplica de más de 90.000 euros sufragada por los contribuyentes, que acabó con graves desperfectos y que en este momento, en la práctica, es de imposible recuperación, al haber quebrado la empresa que se encargó de construirla".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad