La crisis del gobierno de Ferrol hace aflorar otra guerra interna en el PSOE

stop

Jorge Suárez mantiene a las ediles socialistas Rosa Méndez y María Fernández Lemos en el ejecutivo

La socialista Beatriz Sestayo

en A Coruña, 27 de septiembre de 2016 (15:23 CET)

La crisis del gobierno bipartito de Ferrol hace aflorar otro cruce de reproches dentro del Partido Socialista. El alcalde, Jorge Suárez, retiró competencias a Beatriz Sestayo, Bruno Díaz y Germán Costoya, aludiendo a un problema de actitud en los concejales, que, a juicio de Ferrol en Común, ejercían de oposición dentro del gobierno y provocaban ineficiencia en el desempeño del ejecutivo.

El PSOE local decidió que sus cinco miembros abandonaran el Gobierno tras el golpe de timón de Suárez. El grupo municipal de los socialistas tomó está decisión sin que estuvieran presentes dos de sus concejales, Rosa Méndez y María Fernández, a quien el regidor había mantenido sus competencias.

Suárez confirmó que las dos ediles se mantendrán en el gobierno, formado a partir de ahora por ocho miembros. "Están a la espera de lo que resuelva su partido, pero están trabajando diariamente", zanjo el regidor.

Constantes "presiones" y "acusaciones falsas"

María Fernández, en un comunicado remitido a la ejecutiva local socialista, acusa al grupo liderado por Beatriz Sestayo de "presiones" y de verter "acusaciones falsas" contra su desempeño en el área de urbanismo.

El escrito hace referencia a la decisión de dicha ejecutiva de solicitar al alcalde la retirada de sus competencias de Urbanismo y Movilidad por "desconfianza". "Son falsas las acusaciones públicas hacia la gestión que se está realizando desde Urbanismo", dice el texto, que interpreta la petición de apartarla como el "desenlace a las constantes presiones sufridas" tanto por ella "como por los concejales Felipe Sas", que dimitió hace unos meses, y por la socialista Rosa Méndez, "impidiendo la incorporación de personal, la aprobación de presupuestos y, en definitiva, la realización del trabajo" que se propusieron "sacar adelante al servicio de la ciudad".

Se enteró por la prensa

La concejala dice que ha "guardado un respetuoso silencio durante los días pasados para no afectar al proceso electoral", algo que le ha costado "un altísimo coste personal tras las durísimas e injustas acusaciones vertidas".

Ahora ha decidido criticar que se enteró por la prensa de la decisión de solicitar la retirada de sus competencias, ya que "en ningún momento se contactó" con ella para transmitirle "ni la mas mínima inquietud" sobre su gestión al frente del área municipal de Urbanismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad