La crisis deja a 15.000 alumnos sin plaza en FP y en las escuelas de adultos

stop

RECORTES

Profesores y alumnos protestan por los recortes en educación

29 de septiembre de 2011 (11:16 CET)

La crisis económica tiene también su reflejo en las aulas valencianas. El aumento del paro y la escasez de ofertas de trabajo ha disparado las peticiones de acceso a los módulos de Formación Profesional y a las escuelas de adultos. Sin embargo, la falta de profesorado, los recortes de presupuesto y las deficiencias estructurales crónicas de muchos centros impiden asumir toda la demanda de nuevos estudiantes, por lo que unos 15.000 alumnos se han quedado sin plaza para el curso 2011-12.

Tanto el Gobierno como la patronal coinciden en que, en tiempos de vacas flacas, la mejor receta es una formación continuada. Esta visión es compartida por muchas personas sin trabajo que, ante la falta de oportunidades laborales, optan por volver a estudiar. Así, en el curso actual, los ciclos de FP superan por tercer año consecutivo al Bachillerato, en una clara muestra de que cada vez más personas optan por esta vía.

De hecho, casi 70.200 valencianos se han matriculado en FP en 2011, lo que supone un incremento del 11,2% respecto al curso anterior. Sin embargo, el aumento de 10.000 plazas previsto por la Conselleria de Educación resulta insuficiente y los primeros cálculos apuntan a que unos 13.000 estudiantes se quedarán sin poder cursar el módulo elegido.

“Método alemán”

La descoordinación entre la oferta y la demanda se produce por el retraso en la negociación del II Plan de Formación Profesional, según Miguel Ángel Vera, portavoz del área de Educación de CCOO. Vera recuerda que este plan está pensado para adaptar la FP al contexto actual –crisis, nuevas necesidades de las empresas, etcétera…- pero que la Generalitat lleva meses retrasando la convocatoria de la mesa negociadora.

Este documento debe servir también para determinar qué tipos de ciclos formativos y estudios se deberían potenciar en los próximos años, con el fin de formar profesionales válidos para el mercado laboral valenciano. En este sentido, Educación está estudiando la implantación del llamado “sistema alemán”, un método que combina la docencia tradicional con las prácticas remuneradas en empresas.

El conseller de Educación, José Císcar, ya se ha reunido con miembros de la patronal de empresarios Cierval y con las cámaras de comercio para desarrollar un proyecto que también está estudiando la Comunidad de Madrid. El “sistema alemán” contempla una formación con uno o dos días de clase presencial y, durante el resto de la semana, prácticas remuneradas en empresas, con unos sueldos de 450 euros; sin embargo, si no se adaptan las plazas a la demanda existente, el plan puede resultar inservible al quedarse muchos miles de alumnos fuera del sistema.

El 45% de escuelas, con déficit de profesores

A los 13.000 estudiantes sin plaza en FP, hay que añadir otros 2.000 que se han quedado en la lista de espera de los centros de Formación de Personas Adultas. Las 79 escuelas para mayores de edad de la Comunitat Valenciana (26 en Alicante, 14 en Castellón y 39 en Valencia) también han registrado un auge importante en el número de matriculaciones pero, al mismo tiempo, sufren una falta de profesores en el 45% de los casos. Este hecho, denunciado por el sindicato mayoritario STEPV, ha provocado que cuatro de cada diez centros no tenga docentes suficientes para impartir todos los cursos que ofrecen y que, por tanto, hayan dejado a muchos alumnos sin plaza.

Los ciclos y programas donde más ha crecido la demanda son el Ciclo II (obtención del graduado escolar) y los programas formativos (castellano y valenciano, acceso a ciclos formativos de Grado Superior y el acceso a la Universidad para mayores de 25 años). En ambos casos, se ha registrado un incremento de la matriculación del 86% y el 25%, respectivamente.

Barracones, goteras y reformas a medio hacer

Además de la falta de profesorado, las escuelas para adultos denuncian también que hay cursos que se quedan sin impartir por falta de instalaciones adecuadas. Al igual que en los centros de Secundaria, donde hay unos 19.000 alumnos hacinados en barracones, un 36% de las escuelas de adultos tienen deficiencias o problemas en las infraestructuras, incluyendo goteras, ausencia de climatización, falta de espacio o reformas a medio hacer.

Un 23% de los centros denuncia que muchos de estos problemas tienen su origen en el hecho de que la Conselleria de Educación no está al día en los pagos cuatrimestrales. Esta situación de recortes se reproduce también en los centros de Primaria, ESO y Bachillerato, donde el inicio de curso ha arrojado un saldo de 400 profesores menos que en el año 2010-11, pese al incremento general de alumnos en casi todos los niveles y cursos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad