La crisis convierte Xesgalicia en una UCI para empresas

stop

Concedió inyecciones millonarias a Caramelo, Alimentos Lácteos, T-Solar, Sargadelos o Grafinsa, que acabaron en concurso o liquidadas

Reunión del consejo de administración de Alimentos Lácteos con Francisco Conde y Rosa Quintana en San Caetano | E.P.

16 de marzo de 2014 (04:52 CET)

Xesgalicia, la sociedad gestora de fondos públicos de capital riesgo y el brazo inversor del Igape para salir al rescate de empresas en crisis o impulsar nuevos proyectos, entre otras funciones, acumula en su lista de clientes compañías en pérdidas. Los objetivos de Xesgalicia, controlada por el Igape (70%) y participada por un conjunto de entidades financieras agrupadas en Ahorro Corporación (30%), transitan entre el apoyo a proyectos emprendedores, la inversión en empresas en crecimiento o el rescate financiero para compañías con problemas de tesorería.

A medida que la crisis económica fue cobrándose víctimas, la última ha sido la función más prolija de Xesgalicia. De las 63 empresas que recibieron apoyo económico de los fondos que gestiona, cerca de 30 estaban en números rojos. Otras, con inyecciones millonarias de fondos públicos en sus balances, han suspendido pagos o han acabado directamente en la liquidación, como en el caso de T-Solar o Grafinsa.

Fondo Adiante y Sodiga

No sólo en el caso de las partidas movilizadas por el fondo Adiante, pensado precisamente para colaborar en “situaciones de dificultad” para las empresas. También Sodiga, la principal sociedad de capital riesgo de la Xunta que afrontó el pasado año una reducción de capital para compensar pérdidas de 37 millones, ha preferido desplegarse en tareas de rescate más que buscar “empresas con un ato potencial de crecimiento”, como dice su cometido.

De Sodiga partieron, por ejemplo, dos préstamos participativos para la textil Caramelo que sumaban 14,8 millones de euros, según quedó reflejado en su cuenta de resultados de 2012. La compañía, que también recibió millonaria ayudas del fondo Adiante, intenta ahora desarrollar el convenio con sus acreedores para dejar definitivamente atrás el concurso.

Liquidación


Sodiga tiene participaciones en Filmax, Vieirasa o Frinova, la filial de Pescanova. Todas ellas tuvieron que suspender pagos. Pero hubo operaciones más desastrosas, en las que la empresa apoyada se precipitó hacia la liquidación. Es el caso de Alimentos Lácteos, que recibió de Xesgalicia un préstamo de un millón de euros en 2010. A final de ese ejercicio, el grupo lácteo de base cooperativa, presentó unos números rojos de 3,4 millones y un pasivo de 18,5 millones. Xesgalicia movilizó otros 3,1 millones en 2012, a través de dos préstamos en enero (2,5 millones) y octubre (635.000 euros), según consta en el informe del administrador concursal.

En Grafinsa y Privilege, otras empresas participadas por Xesgalicia que acabaron en liquidación, los propios trabajadores tomaron las riendas de las compañías para reemprender un nuevo proyecto en las mismas instalaciones. Grafinsa, dedicada a la fabricación de estuches y cajas de cartón para marcas como Cola-Cao, Cuétara o McDonalds, recibió un préstamo de 700.000 euros procedente del fondo Emprende, según consta en su balance de resultados de 2012.

T-Solar entierra 34 millones en ayudas

Una de las empresas de referencia a la hora de contar ayudas públicas es T-Solar, que entró en liquidación a finales del pasado año. La compañía levantó en Ourense la segunda mayor fábrica de placas solares de España entre 2007 y 2009. En todo momento, la sociedad se mantuvo en números rojos y operó con un fondo de maniobra negativo que se fue elevando ejercicio tras ejercicio. Sin embargo, contó con un incondicional apoyo del sector público, que elevó las ayudas hasta los 34 millones de euros.

El respaldo al magno proyecto que situaría Galicia en el mapa fotovoltaico europeo comenzó desde los cimientos. En la compra de los terrenos de la planta ourensana y la construcción de las instalaciones, T-Solar contó con el apoyo del Igape, con una subvención de 5,8 millones en el año 2007. Con la situación económica de la empresa enferma, Xesgalicia volvió movilizó otros 14 millones en préstamos participativos entre 2008 y 2009 como antídoto. No funcionó.

Atrapada en el concurso de Sargadelos


Uno de los últimos préstamos en tomar relevancia fue el que concedió el fondo Adiante a Sargadelos, que solicitó el pasado 6 de marzo el concurso de acreedores. Se trataba de un préstamo participativo con garantía hipotecaria con una duración de siete años y un período de carencia hasta el 30 de junio de 2013. El importe, según las propias cuentas de la Administración gallega se eleva hasta los 950.000 euros.

Fondo Emprende

Menos habitual en estos apuros, el fondo Emprende, dedicado a empresas de nueva creación y proyectos que se consideren innovadores, también erró el tiro con Construcciones Técnicas de Radioterapia, controlada por la familia Cuiña a través del Grupo Aurela.

La empresa, proveedora de los servicios necesarios para la construcción e instalación de áreas de tratamiento de radioterapia y protección radiológica, recibió un préstamo de 1,2 millones, a mayores de la participación en su capital por parte de Xesgalicia.

Cerró en positivo


A pesar de la larga lista de infortunios, la gestora de los fondos de capital riesgo de la Xunta acabó 2012 con un beneficio neto de 1,57 millones de euros, que se destinaron íntegramente a reservas. Ese ejercicio, Xesgalicia incrementó su patrimonio neto hasta los 7,5 millones de euros en 2012, cuando un año antes no pasaba de los 5,9 millones.

Solo esta lista de empresas que suspendieron pagos, a las que habría que añadir Continental o Dygra, superan ampliamente los 50 millones de fondos públicos recibidos a través de préstamos y préstamos participativos activados a través de Xesgalicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad