La comisión que investiga el expolio de las cajas cumple un año de parálisis

stop

Más de doce meses después del inicio de las comparecencias, las conclusiones, que se elaborarán sin conocer el informe del Banco de España sobre la fusión, siguen

Fernández Gayoso y José Luis Méndez durante su comparecencia en el Parlamento

18 de julio de 2014 (20:14 CET)

El 20 de junio de 2013 arrancó en el Parlamento gallego la comisión que pretendía investigar las causas y los protagonistas que llevaron a las cajas a una crisis sin precedentes, que propició su fusión y posterior bancarización, para luego finalizar la entidad resultante nacionalizada y subastada. A lo largo de todo este largo y tormentoso camino, fue necesario inyectar ayudas públicas por valor de 9.000 millones. Las conclusiones del estudio que se inicio hace ya más de un año podrían derivar en la solicitud de responsabilidades penales al tratarse de una comisión de investigación.

Los grupos parlamentarios pactaron la comparecencia de 45 ponentes, entre los que se encontraban el director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, y el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso. Hubo ausencias destacadas como la del ex gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y la ex conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, que se limitaron a responder por escrito.

A la espera de la ponencia

Pasado un año desde el inicio de la comisión, que acumuló numerosos problemas durante su ejecución, todavía no hay conclusión alguna sobre la mesa. Fuentes populares sostienen que el proceso sigue “su cauce” habitual, ya que en estos momentos se elabora el borrador de la ponencia –que redacta el partido mayoritario en la Cámara--. Las conclusiones serán luego debatidas y votadas en el Parlamento, con la posibilidad de que los grupos presenten las correspondientes enmiendas.

Pero por el momento, la investigación en la que José Luis Méndez aseguró no sentirse “culpable” de la crisis de las preferentes que atrapó a miles de pequeños ahorradores, sigue sin resultado alguno y sin fecha en el horizonte. En este tiempo, el FROB adjudicó Novagalicia (ahora Abanca) al venezolano Banesco, la CIG presentó ante la Audiencia Nacional una querella contra lo consejos de las antiguas cajas por la comercialización de productos tóxicos, y el juez Ismael Moreno decidió sentar en el banquillo tanto al Gayoso como a los cuatro directivos de Novacaixagalicia que abandonaron la entidad con indemnizaciones que sumaban 20 millones de euros.

Sin informe del Banco de España

“Todo es una pantomima. Creíamos que el PP estaba dilatando el proceso a la espera de la adjudicación de Novagalicia, pero no ha sido así. No sabemos cuando estará lista la ponencia”, comenta el diputado socialista Abel Losada.

Por su parte, el BNG, ya ha anunciado la presentación de sendos escritos a la presidencia y la mesa de la comisión por el “incumplimiento del reglamento”, a la vez que solicita que se “reanuden” los trabajos “ante nuevos hechos que merecen ser investigados”. En concreto, todo el proceso de adjudicación de Novagalicia.

Uno de los motivos de los retrasos que se acumulan en torno a esta comisión deriva de que se solicitó al Banco de España su informe sobre las conclusiones sobre el proceso de integración de las cajas. Tras cuatro meses parada, en enero de este año, el regulador manifestó que no estaba obligado a remitir los documentos. Basó su decisión en un documento aprobado por el Consejo de Estado el 14 de noviembre. En él se especificaba que “la información sujeta a reserva no puede revelarse a instancias de una comisión parlamentaria de investigación de ámbito autonómico”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad