“La Casa del Rey siempre supervisó Nóos”

stop

CORRUPCIÓN

Urdangarin con la Infanta

16 de febrero de 2013 (19:54 CET)

El ex socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, ha implicado de lleno a la Infanta Cristina en el funcionamiento de la Fundación Nóos, el instrumento por el que se habrían desviado más de 10 millones de las administraciones públicas. La infanta y el asesor de las hijas del rey, Carlos García Revenga, “tenían un papel de control en la institución”, aseguró al juez Castro. "La Casa del Rey siempre supervisó Nóos", remachó en sede judicial.

Torres, sin embargo, no se ha cebado con la familia real, pero ha sido explícito en la exposición sobre el funcionamiento de Nóos. Ha dejado claro que la constitución en asamblea de la fundación se hizo “bajo la tutela de la Infanta Cristina”. La hija del rey y García Revenga eran miembros de la junta y tenían “un papel tan activo como el resto de integrantes”. Zarzuela aporta un tercer implicado a la trama: el Conde de Fontao. Manuel Romero Moreno requirió al Duque de Palma que “cubriera las apariencias” si quería continuar “haciendo negocios”.

Quinientos ‘mails’

El interrogatorio ha durado más de ocho horas. Este sábado, en los juzgados de Palma ni siquiera se ha parado para comer. Castro ha preguntado a Torres durante dos horas. El fiscal se ha tomado toda la tarde. Para apoyar las respuestas, Torres ha mostrado algunos de los correos electrónicos intercambiados con la Casa del Rey. El más comprometido lo envío el propio Jefe del Estado, Juan Carlos I. Insta a Torres a “lograr un patrocinador para uno de los eventos de la Fundación Nóos”.

El abogado de Torres ha entregado más de 500 correos que se habrían cruzado la familia real y su cliente. También aparece la princesa Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, que organizó la cacería en Botswana donde el rey se rompió la cadera y a quién la trama de Nóos tampoco sería desconocida. La aristócrata alemana es reconocida como una de las principales comisionistas en Europa.

Culpabilidad

La familia real habría intentado endosar los delitos y sus respectivas penas a Torres. Según la versión del antiguo socio, el abogado de Urdangarín, Mario Pascual, prometio que “no le faltaría ni trabajo ni dinero” si asumía la responsabilidad del caso y despejaba cualquier sombra de dudas en relación al papel de la infanta y del Duque de Palma. La reunión en la que se puso sobre la mesa la posibilidad se celebró en el bufete del letrado de Torres, González Peeters. Urdangarín no estuvo presente, según el relato del antiguo profesor en ESADE.

Zarzuela no ha sido la única damnificada por las declaraciones de Torres ante el juez. Un peso pesado del Partido Popular valenciano, Rita Barberá, y el ex presidente de la Comunitat, Francisco Camps, habrían participado en el diseño de al menos uno de los eventos instrumentales que Nóos organizaba para detraer recursos públicos: el foro deportivo Valencia Summit. Ambos políticos asistieron a una reunión en el Palacio de la Zarzuela para negociar la celebración del evento. Las administraciones valencianas contrataron varias veces al duque. La Comunitat y el gobierno balear fueron los principales clientes de Nóos.

Falta de esmero

La institución sin ánimo de lucro facturó más de 10 millones de euros gracias a reuniones como las mantenidas con la Alcaldesa de Valencia y el ex presidente autonómico. En menor medida también contrataron las administraciones de Madrid y Barcelona. Según el sumario, hubo acuerdos con grandes multinacionales españolas, pero ninguna de ellas ha denunciado irregularidades.

Castro sospecha que los dos socios “se desentienden de las reglas que rigen la contratación pública con tal de conseguir su objetivo, que no es otro que el de desviar fondos públicos en beneficio propio o ajeno”. Les impuso una fianza civil y solidaria de 8,1 millones como garantía de que, en el caso de ser condenados, puedan reponer el daño causado al erario. El juez reprocha a las administraciones la falta de control en la gestión del dinero público.

A pesar de la dureza de algunos pasajes del auto, el juez ni siquiera ha llamado a declarar como testigo a la Infanta Cristina. Sí ha reclamado a la mujer de Torres, que hoy ha declarado en Palma antes que su marido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad