La caída de Pedro Sánchez activa la guerra por el control del PSdeG 

stop

La gestora encabezada por Pilar Cancela, que mostró un apoyo inquebrantable al ex secretario general, queda muy debilitada tras el 25-S y el Comité Federal; los críticos urgirán un congreso para reflotar el partido tras las elecciones 

en A Coruña, 02 de octubre de 2016 (05:53 CET)

Un encontronazo de once horas que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, ha abierto la puerta a una tormentosa reconstrucción del Partido Socialista, que tendrá su etapa en Ferraz y también en Galicia. Los socialistas gallegos viven conducidos por una gestora desde otra dimisión sonada, la de José Ramón Gómez Besteiro, ahogado por las imputaciones de la jueza Pilar de Lara.

Los críticos con la dirección del partido, formada por afines a Besteiro que contaron con la bendición de Sánchez, han repetido con frecuencia que la gestora no representa al partido, han pedido que asuma responsabilidades por los malos resultados electorales y exigirán más pronto que tarde una renovación a la que ha abierto la puerta la crisis en Ferraz. Ni en Galicia ni en España se han guardado las armas.

La complicidad entre Ferraz y Galicia

Al frente de la gestora está Pilar Cancela, apoyo incondicional de Pedro Sánchez y posicionada a favor de Xoaquín Fernández Leiceaga en las primarias que lo enfrentaron a Méndez Romeu, que tuvo respaldo en pesos pesados del partido, como Abel Caballero o Pachi Vázquez.



En medio de la crisis y de las dimisiones en la ejecutiva de Sánchez, la gestora emitió un comunicado de apoyo al último candidato socialista a la presidencia del Gobierno. También las juventudes del partido en Galicia y las ejecutivas provinciales de A Coruña y Lugo expresaron su respaldo al ex secretario general mientras se celebraba el Comité Federal.

El equipo de Sánchez fue el que dio luz verde a los cambios en las listas para las elecciones gallegas, especialmente incisivos en Ourense y Pontevedra. Las moficaciones ocasionaron una nueva ruptura en la antesala de los comicios, con los pesos pesados de las provincias, Abel Caballero incluído, encolerizados por las modificaciones.

Los críticos preparan la ofensiva

La tácita alianza entre la gestora y la dirección en Ferraz acaba de saltar por los aires. Con el calendario de Pedro Sánchez, que incluía la celebración de primarias y congreso, Pilar Cancela había estimado que sería en enero o febrero del próximo año el turno del congreso en Galicia.

El PSOE de Vigo tratará de tomar posiciones en la nueva dirección. La actual está muy debilitada tras los malos resultados electorales y tras la caída del secretario general al que había apoyado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad