La baronesa Thyssen compra dos casas de lujo en Andorra por 10 millones de euros

stop

OPERACIONES INMOBILIARIAS DE LA ALTA SOCIEDAD

La baronesa Tita Cervera junto a su hijo Borja. De fondo, el paisaje de Escaldes-Engordany, en Andorra

Barcelona, 31 de enero de 2015 (11:05 CET)

Son dos casas de lujo de unos mil metros cuadrados de superficie cada una. Carmen Cervera, la baronesa Thyssen, ocupará una de ellas mientras que su hijo, Borja Thyssen, dispondrá de otra con su esposa Blanca Cuesta. La operación se ha cerrado esta misma semana y el precio abonado ronda los 10 millones de euros por el conjunto, según ha podido conocer Economía Digital en fuentes del sector inmobiliario del país pirenaico.

La operación se cierra apenas unas semanas después de que Tita Cervera se desprendiera de Villa Favorita, una impresionante mansión suiza que la baronesa heredó de su marido Heini Thyssen-Bornemisza y que, según la prensa local de Lugano, ha adquirido una sociedad perteneciente a los herederos de Giovanni Invernizzi, un conocido empresario italiano dedicado al negocio del queso. La venta del palacete helvético de los Thyssen que albergó la colección pictórica de la familia se habría cerrado por unos 65 millones de euros.

Zona exclusiva

Carmen Cervera y su hijo han apostado por una zona residencia de la parroquia de Escaldes-Engordany, situada en el centro del país. Escaldes es la segunda con más población del enclave pirenaico por detrás de Andorra la Vella.

Las dos casas adquiridas por la millonaria familia Thyssen reúnen las características de los chalets de gran lujo tanto en la disposición arquitectónica y funcional, como en los acabados. La zona residencial en la que se instalarán ambas familias es una de las mejor comunicadas y más exclusivas del país, según los intermediarios inmobiliarios consultados.

Se da la circunstancia de que la venta de los activos inmobiliarios suizos y la adquisición de los nuevos en Andorra se produce en un clima de reconciliación entre madre e hijo, después de episodios en los abundaron las diferencias familiares por cuestiones hereditarias, incluso con episodios judiciales de por medio, tal y como retrató durante largo tiempo la prensa del corazón.

Razones fiscales

Tita Cervera posee nacionalidad suiza y esa ha sido su residencia fiscal desde su juventud. Sin embargo, desde hace unos 20 años la baronesa es residente habitual del Principado de Andorra. Fuentes conocedoras de los movimientos de la aristócrata han señalado a este medio que estaría ultimando un cambio de su situación tributaria en virtud de los convenios de doble imposición que Andorra está suscribiendo con diferentes países y que le permitirían también trasladar la residencia fiscal al país en el que efectivamente habita.

En medios políticos andorranos son acogidos con satisfacción esta clase de movimientos de algunos de los residente del país, puesto que reafirman la progresiva pérdida de su condición de paraíso fiscal gracias a la paulatina apertura de su sistema fiscal y financiero a los estándares de los países de la OCDE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad