Humo negro sobre la ciudad de A Coruña procedente de la refinería de Repsol / E.P. (Cedida)

La avería de Repsol genera “picos ilegales” de contaminación en A Coruña

stop

La asociación Arco Iris advierte que la nube tóxica causó un aumento “severo y prolongado” de los niveles de dióxido de azufre (SO2)

en A Coruña, 30 de enero de 2018 (12:28 CET)

Un fallo eléctrico en la refinería de Repsol en A Coruña cubrió este lunes con una densa nube negra el cielo de la ciudad. La avería, que frenó la actividad de algunas líneas de producción en las instalaciones, generó una antorcha de tamaño muy superior al habitual y la intensa emisión de gas se prolongó durante casi dos horas.

La organización ecologista Arco Iris ha alertado este martes de que las emisiones de Repsol tras la avería generaron un aumento “severo y prolongado” de los niveles de SO2 (dióxido de azufre) en todas las estaciones de control atmosférico de las que dispone la red municipal. “Los valores obtenidos superan los límites de protección para la vegetación” y son susceptibles de “provocar episodios de lluvia ácida”, alerta el colectivo respecto a un gas irritante y que puede generar problemas respiratorios.

Arco Iris recuerda que las estaciones dependientes de Repsol (Centro Cívico-A Grela y Pastoriza) y de la Xunta (Riazor y Torre Hércules) "no ofrecen datos de contaminación en tiempo real”, por lo que se desconocen sus mediciones en el intervalo en el que se produjo la humareda negra.

De hecho, la asociación medioambiental lleva años reclamando esta información pues “la intolerable situación actual transgrede y viola todas las directivas europeas en materia de acceso a la información ambiental y deja a los ciudadanos a merced de unas empresas cuya carga contaminante está afectando de forma grave y continuada a toda la ciudad”, aseguran.

Hemeroteca

Repsol
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad