La AP-9, la peor autopista por tráfico junto a las radiales de Madrid

stop

Circulan por la principal vía gallega de peaje 4.000 vehículos menos al día que en 2011

Atasco en un puesto de peaje

A Coruña, 07 de diciembre de 2014 (23:55 CET)

Los variados problemas puntuales que ha atravesado la AP-9 y su concesionaria Audasa durante la crisis económica, atascos y reprimendas de Xunta y Fomento incluidos, han convivido con una prolongada caída de tráfico y un progresivo incremento de los peajes. Ambas premisas se han cumplido durante los últimos años. Y, aunque Fomento ya filtra que en 2015 las tarifas no subirán como sucedió en los cuatro ejercicios anteriores, la Autopista do Atlántico no parece que vaya a poder esquivar su otra rémora.

 

Hasta octubre marcó una intensidad media diaria de 20.527 vehículos. Pierde respecto a 2013 un 2,5% de tráfico, principalmente, por una mala resaca tras el verano. En septiembre registró un 11% menos de vehículos que el año anterior, y en octubre un 10,6% menos, según los datos del Ministerio de Fomento, todavía provisionales. Con estos registros, la AP-9 se desmarca de la leve recuperación que parece registrar la red de autopistas del Estado, con un incremento del 1,8% de tráfico.

Solo mejor que las autopistas en quiebra

Este descenso del 2,5% no parece muy acusado, pero viene de una larga sucesión de caídas que no parecen tocar fondo. En 2013 circularon por la AP-9 un 5% menos de vehículos; en 2012 un 11,6% menos; y en 2011 perdió un 6,3% de su tráfico. La intensidad media actual, 20.527 vehículos, es equiparable a la del año 2001 cuando circulaban al día por la autopista de peaje 19.904 usuarios.

Pero es más preocupante que la vía no sea capaz de subirse al carro de la recuperación. Los síntomas son negativos, principalmente, porque es la autopista que más tráfico ha perdido este año entre las dependientes del Ministerio de Fomento. Solo las radiales de Madrid, en quiebra y pendientes de rescate, presentan peores cifras. La R2 Madrid-Guadalajara, con un descenso del 6,6%; la R3 Madrid-Aganda, con un descenso del 2,95%; la R4 Madrid-Ocaña, con una caída del 3,5%; y la R5 Madrid-Navalcarnero, con un 4,9% menos de tráfico. Son las únicas que pierden más vehículos que la AP-9.

Hay una excepción, la AP-41 Madrid-Toledo, que registra una caída del 4,45%. No es radial, pero está igualmente pendiente del rescate del Gobierno.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad