La abstención, la primera vencedora de las elecciones

stop

Durante toda la jornada, las cifras de participación han evidenciado la desafección social con la clase política

21 de octubre de 2012 (19:56 CET)

A escasas horas de que el resultado de las elecciones gallegas deje de ser una incógnita, de momento, la que ha ganado es la abstención. Desde primera hora de la mañana, los datos que se iban ofreciendo desde la propia Xunta de Galicia dejaban claro que los gallegos, en esta ocasión, han preferido quedarse en casa.

A las doce de la mañana, la participación ya era de cuatro puntos por debajo de las cifras del año 2009. De un 16,10% de participación se pasó a un 12,71%. En Euskadi la caída de la participación, sin embargo, no fue tan amplia.

En ese momento, los dirigentes políticos comenzaron a salir de nuevo a la palestra informativa. Conocedores de los datos, aprovecharon el momento de su votación –la mayoría lo hizo en torno a las doce del mediodía-- para reivindicar la necesidad de que el ciudadano se expresara. “No acudir a votar no sirve, no es la solucción”, indicó el exministro de Justicia socialista y número uno por A Coruña”, Francisco Caamaño.

La tarde lo confirmó

A las cinco y media de la tarde, la segunda estimación de voto que dio la Xunta fue aún más apabullante. La participación había caído en 7 puntos. De un 49,3% se pasó a un 42,4%, casi siete puntos porcentuales.

La mayoría de los analistas consultados indican que, a falta de conocerse los primeros resultados, lo que va a importar es quién ha decidido quedarse en casa.

De momento es significativo que provincias consideradas históricamente el granero de votos del PP en el rural, como es el caso de Ourense, no han tenido el comportamiento esperado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad