Interior obliga a Artur Mas a refundar su partido

stop

Los militantes deberán decidir una nueva denominación si no consiguen inscribir el Partit Demòcrata Català

Josep Maria Casas

Mercè Conesa, Marta Pascal, Artur Mas, Neus Munte, David Bonvehí y otros miembros de la cúpula del Partit Demòcrata Català. / EFE
Mercè Conesa, Marta Pascal, Artur Mas, Neus Munte, David Bonvehí y otros miembros de la cúpula del Partit Demòcrata Català. / EFE

Barcelona, 08 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Lo que mal empieza, mal acaba. El Ministerio del Interior sigue sin inscribir el Partit Demòcrata Català (PDCat) que preside Artur Mas en el Registro de formaciones políticas.  

Desde el ministerio de Jorge Fernández Díaz se esgrimen diez razones para vetar su inscripción, entre las cuales destacan dos: las coincidencias en el nombre y las siglas con otras organizaciones políticas, que podrían sembrar la confusión entre los electores, y la referencia que se realiza en el preámbulo de sus estatutos al objetivo de conseguir la independencia de Cataluña "sin renunciar a la vía unilateral".  

No se trata de una denegación, sino de un requerimiento

En un comunicado, el Ministerio del Interior precisa que "no han denegado la inscripción" del Partit Demòcrata Català (PDCat), sino que, a través de una notificación enviada el 30 de agosto pasado, "requirieron" a sus representantes legales que "subsanasen los numerosos defectos formales" que contienen los estatutos del partido. Desde el ministerio se subraya que se trata de una "actuación de trámite, no de la resolución del expediente", que continúa abierto.  

Para poderse inscribir en el Registro de Partidos Políticos, la nueva formación de Artur Mas deberá introducir cambios en el nombre y olvidarse de proclamas independentistas unilaterales en sus estatutos. En caso contrario, se les podría aplicar la Ley de Partidos Políticos, que fue aprobada en 2002 con el voto a favor de CiU y que sirvió para ilegalizar a Batasuna.

Cualquier cambio de nombre deberá ser refrendado por los asociados  

Marta Pascal, portavoz del Partit Demòcrata Català, aseguró ayer en rueda de prensa que lucharán hasta el final para mantener esta denominación, acordada en su congreso fundacional del pasado julio, aunque no descartó que se introduzcan modificaciones. En este sentido, Pascal apuntó que cualquier cambio de nombre deberá ser refrendado por los "asociados", tal como llaman a sus militantes.  

Fuentes del partido confirman que, si finalmente optan por un cambio de nombre, consultaran a sus asociados, aunque no será necesario convocarlos a otro congreso porque la decisión se puede adoptar mediante una consulta interna que, posteriormente, sería avalada por los órganos de dirección. En cualquier caso, sería un debate fundacional en el que decidirían cómo quieren llamarse.

Toni Castellà no está dispuesto a compartir la denominación de Demòcrates

El Ministerio del Interior argumenta que otras tres formaciones políticas catalanas –Demòcrates de Catalunya (Demòcrates), Patit Demòcrata de Catalunya y Plataforma Democràtica de Catalunya- se dirigieron al Registro de Partidos Políticos para hacer constar su oposición a la inscripción del nuevo partido que preside Artur Mas.  

En declaraciones a Economía Digital, el diputado Toni Castellà, líder de Demòcrates de Catalunya y aliado de Junts pel Sí, recuerda que, en la vigilia del congreso de fundación,  advirtió personalmente a los líderes convergentes que nunca podrían registrar una organización política con el nombre de Partit Demòcrata Català. Castella lamenta que no le hicieran ningún caso. El diputado de Junts pel Sí insiste en que es "obvio" que no se puede inscribir un partido que induce a confusión con otras formaciones políticas.  

El PDCat sigue congelado

Tal como avanzó este digital, el partido de Artur Mas "congelo" el nombre de Partit Demòcrata Català, hasta el punto que no se ha colgado ningún cartel en el exterior de su nueva sede central con esta denominación.  

Fuentes del partido también han confirmado que no se han nombrado todavía las comisiones sectoriales, ni tan siquiera la figura de tesorero, a la espera que se concretase la inscripción en el Registro de Partidos Políticos. 

Los representantes legales del Partit Demòcrata Català propusieron, como fórmula alternativa, denominarse Partit Català Demòcrata, pero tampoco ha colado. No sólo tienen problemas con el nombre sino también con las siglas. No Pueden utilizar PDC ni PDCat. Están registradas desde hace cinco años por dirigentes de Reagrupament, una formación integrada en estos momentos al partido de Artur Mas. Pero, aunque se las presten, ¿de qué les servirán unas siglas sino disponen de un nombre?
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad