Interior equipara a los ultras del fútbol con grupos neonazis y Latin Kings

stop

El ministerio los incluye en el plan de actuación contra bandas violentas y reconoce que hasta ahora "no habían recibido la debida atención"

Asistentes al entierro del hincha del Deportivo asesinado

A Coruña, 01 de enero de 2015 (19:44 CET)

La pelea en los aledaños del Vicente Calderón que costó la vida al hincha del Deportivo, Francisco Javier Romero Taboada, Jimmy, sigue provocando reacciones. Interior ha decidido incluir a los grupos ultras del fútbol en el Plan de actuación contra grupos organizados y violentos de carácter juvenil, que se puso en marcha en 2005.

Las medidas de este programa tenían como fin perseguir a grupos neonazis o de extrema izquierda y a bandas latinas como Latin Kings o Ñetas. En realidad, esta actualización del plan no implica más que un toque de atención y un incremento de la vigilancia a los radicales del fútbol.

Que hasta ahora no estuviesen incluidos no significa que el programa estuviese exclusivamente dedicado a grupos ajenos al fútbol ni que los ultras estuviesen "expresamente" excluidos. Sin embargo, Interior reconoce que hasta ahora "no habían recibido la debida atención".

Motivos ideológicos

El argumentario de Interior para justificar la medida se basa en que los grupos ultras "tienen una clara caracterización ideológica y sus comportamientos violentos desbordan el ámbito puramente deportivo, que tan solo constituye uno más de sus cauces de expresión"

Por ello, los grupos ultras del mundo del deporte quedarán incluidos y serán clasificados según los criterios de ideología, nacionalidad de origen, independencia o autonomía. Es una fórmula similar a la que utiliza para clasificar a las bandas violentas en categorías como "grupos violentos antisistema de extrema derecha", "grupos violentos antisistema de extrema izquierda" y "grupos violentos de origen latino".

Más presencia policial

Así, los ultras del fútbol quedarán incluidos en el censo como "organizaciones relacionadas con la violencia en el deporte". A partir de aquí, policía y Guardia Civil pueden poner en común su información y cruzar datos.

Otra de las medidas de este plan pasa por "intensificar" la presencia policial en los lugares habituales de reunión de estos grupos, tanto en los estadios como en bares de referncia, tanto con agentes uniformados como con policías de paisano.

Este plan también incluye el control de páginas web, establece programas de formación a los policías o facilita el intercambio de información con otros países cuando estos grupos operen de forma internacional, entre otras medidas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad