Iglesias rompe Podemos Galicia para despejar el camino de En Marea a la Xunta

stop

Diez dimisiones en bloque fuerzan la disolución de la cúpula gallega en una ofensiva para tumbar la dirección de Breogán Riobóo

Mitin de En Marea en A Coruña, en el que participó Pablo Iglesias

en A Coruña, 10 de febrero de 2016 (05:23 CET)

Vuelve a empezar Podemos en Galicia a unos meses de las elecciones autonómicas. La dirección del partido ha quedado disuelta después de 19 bajas en el consello cidadán, las diez últimas, por dimisión y de golpe, en una calculada ofensiva para forzar unas nuevas elecciones internas que acabasen con la deriva que había tomado Breogán Riobóo.

El secretario xeral gallego cargó contra la alianza de En Marea, detectando en la confluencia defectos como la sobrerrepresentación de determinados partidos y la búsqueda de un voto primordialmente nacionalista. En realidad, una crítica sin poner nombres al papel jugado por Anova en detrimento del de Podemos.

Renovación en dos meses

Riobóo insistió, recorrió los medios defendiendo su tesis y abriendo el debate sobre si la formación morada debería concurrir en solitario a las autonómicas gallegas. Mientras, en Madrid se intentaba ensalzar la marca En Marea por el éxito conseguido --6 diputados y primera fuerza de la oposición al PP en número de votos-- y defender las alianzas en Galicia, Barcelona y Valencia, que no pasaban por su mejor momento.

En esa contradicción se fraguó la crisis del partido. Los diputados de En Marea de la formación de Pablo Iglesias presentaron la dimisión y, con ellos, siete miembros más del consello cidadán, forzando la disolución estatutaria de la cúpula (Consulte aquí todas las dimisiones).

Pablo Iglesias anunció que en dos meses se celebrarán las primarias para conformar la nueva dirección con el asalto a la Xunta en el horizonte. Mientras tanto, un equipo técnico tutelará el partido en Galicia. La comisión de garantías, el órgano que vela por la democracia interna del partido, también quedó disuelta a causa de las dimisiones.

Críticas a Riobóo

Los miembros que presentaron su dimisión, con Ángela Rodríguez, Antón Gómez Reino y José García Buitrón a la cabeza, emitieron un duro comunicado en el que criticaban a Breogán Riobóo.

"Creemos necesario reflexionar colectivamente sobre las alianzas ciudadanas y políticas para fortalecer las opciones de cambio, frente a la línea que siguió la secretaría xeral, que sólo sirvió para desperdiciar un tiempo valiosísimo y para demostrar su incapacidad para leer el contexto político", aseguran.

Ángela Rodríguez y Gómez Reino habían sido cesados de sus cargos como responsables de secretaría política y de coordinación e igualdad. Riobóo justificó la decisión por pérdida de confianza y para evitar la acumulación de cargos. Los cesados, en cambio, consideraron que la medida respondía a las discrepancias con el camino tomado por el secretario xeral.

Las sensibilidades de Podemos

La disolución de la dirección de Podemos, la tutela de un equipo técnico y la apertura de un proceso electoral interno se decidieron en reunión del consejo de coordinación estatal el lunes, presidido por el propio Pablo Iglesias.

Tras la tormenta queda la evidencia de al menos dos sensibilidades en el partido gallego, una abrazada a En Marea y a las alianzas y otra que propugna un papel más grandilocuente para Podemos. Ambas coinciden en mejorar el proceso por el que se articuló En Marea de cara a las autonómicas.

Porque En Marea se presentará a la Xunta, así lo quiere Pablo Iglesias y sus aliados, y ha sido la voluntad de proteger el camino andado lo que ha precipitado las dimisiones y la consiguiente disolución de la cúpula.

Tensiones en los partidos

Aunque la sintonía es buena entre los diputados de En Marea, en los partidos gallegos hay debate. Sobre todo en Anova, donde una parte de la formación no entendió la integración en el grupo de Podemos y consideró que Pablo Iglesias estaba dispuesto a romper la alianza si En Marea se iba al mixto.

Desde la alianza se niega tal punto y sostienen que el compromiso de permanecer unidos es inamovible desde el mismo momento en el que Podemos, Anova y Esquerda Unida unieron fuerzas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad