HSBC congela 78 millones al chino Sam Pa, el oscuro socio de Rodman

stop

Las cuentas en la entidad están bloquedas mientras se investiga al magnate por graves delitos financieros

Sam Pa y los astilleros del grupo Rodman en Vigo

en A Coruña, 15 de marzo de 2016 (23:26 CET)

Sam Pa, el enigmático empresario que medió en la compra del astillero vigués Metalships por parte de la empresa China Sonangol, tiene bloqueados en el banco HSBC más de 87 millones de dólares (unos 78 millones de euros al cambio).

El bloqueo de las cuentas de Pa se produjo hace un año, tras conocer el banco las sanciones impuestas por Washington al empresario en abril de 2014 por "tratos ilícitos" vinculados con diamantes en Zimbabwe, el país gobernado por el dictador Robert Mugabe, según publica este lunes el diario británico Financial Times.

En la sombra

Sam Pa, al que se le atribuyen otras siete identidades, fue detenido el pasado mes de octubre dentro de la campaña del presidente chino Xi Jingping contra la corrupción, aunque no se sabe con certeza si continúa preso o no. Su nombre no figura asociado a ninguna firma, pero han sido numerosas las operaciones en las que ha intervenido defendiendo los intereses de empresas participadas por el Gobierno chino, como en el caso de China Sonangol con Rodman.

Angola es su base de operaciones, pero el magnate chino también ha establecido fuertes lazos con líderes africanos como el dictador Mugabe de Zimbabwe y, fuera de África, con personas influyentes en Dubai, Moscú o, incluso, en la hermética Corea del Norte.

Intento de rescate

HSBC también tiene un pasado oscuro. El banco fue multado en 2012 por las autoridades estadounidenses por permitir a narcotraficantes mexicanos o países como Irán – entonces bajo sanción – usar sus servicios. Tras el bloqueo de las cuentas, la entidad asegura que está realizando una investigación interna para determinar si sus empleados en Estados Unidos cometieron algún delito al permitir transacciones a Pa, incluso si podían tener relación con casos de corrupción en otros países.

El empresario no se ha quedado parado ante esta situación y ha tratado de liberar los fondos, alegando que el HSBC estaba incumpliendo sus obligaciones contractuales. Sin embargo, la semana pasada un juez de Hong Kong declinó la petición de Pa y de su socia, Verónica Fung. En su fallo, el juez indica que la cantidad retenida es "extremadamente importante" y que solo en una de las cuentas ya hay depositados más de 78 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad