Hollande gana a Sarkozy en la primera vuelta por tres puntos

stop

El presidente (26%) muestra fuerza en la batalla electoral al quedar muy cerca del candidato socialista (29%) que promete una nueva política económica europea si llega al Elíseo

22 de abril de 2012 (21:05 CET)

Los pronósticos de la campaña electoral se confirmaron: el presidente saliente Nicolas Sarkozy y el socialista François Hollande disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el próximo 6 de mayo, en la que los franceses elegirán al próximo presidente de la República.

Hollande, al que los todos los sondeos le daban como gran favorito, encabezó la intención de voto en la primera vuelta, con el apoyo de alrededor del 29% de los electores, según los primeros resultados. Sarkozy alcanzó la segunda plaza con aproximadamente el 26% de los votos, una diferencia menor a la que pronosticaban las encuestas con respecto a su rival socialista.

La primera vuelta de las presidenciales celebrada este domingo estuvo marcada, al contrario de lo anunciado por los sondeos, por una alta participación (que ronda el 80%).

Europa en vilo

El desenlace de las elecciones presidenciales significará un nuevo rumbo en la política económica europea si el candidato socialista logra imponerse a Sarkozy. Hollande ha prometido una política económica de estímulo y no sólo de recortes y de control del déficit, como ha venido sosteniendo el eje franco-alemán.

Pero el triunfo de la izquierda no está, ni mucho menos, garantizado. Una de las grandes conclusiones que deja la jornada es el enorme avance del Frente Nacional (FN). La formación de extrema derecha liderada por Marine Le Pen alcanza el 20% de los votos, consolidándose como la tercera fuerza política del país. Estas cifras revelan que uno de cada cinco franceses votaron por esta formación que basó su campaña en un discurso antieuropeo y antiinmigración.

Auge de la extrema derecha


Nunca antes en la historia de Francia, el FN había alcanzado semejante resultado, ni siquiera en 2002, cuando su histórico líder Jean Marie Le Pen (padre de la actual candidata) se coló en la segunda vuelta de las presidenciales con el 16,86% de los votos, dejando fuera del duelo final al socialista Lionel Jospin, que no pasó del 16,18%.

En cuarta posición, en estas presidenciales, se ha situado el Front de Gauche (izquierda radical) de Jean Luc Mélenchon, la gran revelación de estos comicios, con alrededor del 11% de los votos. Pese a ser el gran agitador de la campaña, este resultado de Mélenchon está por debajo de lo que predecían los sondeos y ha podido ser perjudicado por el voto útil en favor de los socialistas.

El quinto que tenía alguna posibilidad de pasar a la segunda vuelta, el centrista François Bayrou, también ha podido verse perjudicado por el voto útil (aunque en este caso es más difícil saber a cuál de los dos candidatos mayoritarios han votado sus supuestos electores), al no superar el 10% de los votos, cuando en los sondeos llegó a tener un 17% de apoyos. Ninguno de los cinco candidatos minoritarios pasó del 2%, incluidos los ecologistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad