Hacienda regala ocho sueldos a cada trabajador que se jubila en Zona Franca

stop

En Vigo se destinaron en un año 530.000 euros a costear premios de jubilación

La delegada del Estado en el Consorcio Zona Franca de Vigo, Teresa Pedrosa, junto al equipo que elaboró el informe Ardán 2014

13 de octubre de 2014 (01:53 CET)

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas obsequia 8 sueldos a todos los empleados laborales de la Zona Franca de Vigo cuando estos llegan a la edad legal de retiro. El importe de esta gratificación especial por jubilación que concede el Consorcio vigués --que depende orgánicamente del ministerio que dirige Cristóbal Montoro-- es variable según la categoría del trabajador, y está vinculado para su cálculo a lo estipulado en la correspondiente tabla de retribuciones, según figura en un informe de la Intervención General de la Administración del Estado (IGE).

El cuadro salarial establecía a principios de 2014 que la base de los sueldos anuales oscila entre los 19.510 euros de los operarios de servicios generales, y los 74.080 euros de la dirección. La delegada del Estado y los directivos no están incluidos en estos grupos de asalariados ni sujetos a la legislación del convenio colectivo, sino que se regulan por lo establecido en el real decreto correspondiente a las remuneraciones fijadas cada año para los altos cargos del Gobierno y de la Administración General del Estado en la Ley de Presupuestos Generales. A estas cifras básicas hay que agregar los distintos complementos retributivos que se incluyen en las nóminas.

Contabilidad

La plantilla laboral del Consorcio de la Zona Franca de Vigo está compuesta por 73 personas. Los funcionarios están excluidos de la gratificación, por no ser de aplicación la legislación laboral ordinaria y estar vinculados al ente público por el Estatuto Básico del Empleado Público y la Ley de Función Pública. El apartado sueldos y salarios de la contabilidad del Consorcio vigués (que no está obligado a presentar sus cuentas en el Registro Mercantil) representó en 2012 un total de 3,75 millones de euros, con una rebaja de unos 200.000 euros sobre el año 2011.

La Intervención General de la Administración del Estado (IGE) señala en su análisis que los trabajadores deben jubilarse obligatoriamente a los 65 años, “momento en el que percibirán una indemnización o premio de jubilación equivalente a ocho mensualidades del módulo de retribución”. Y, además, añade la existencia de otra gratificación: “Todos los trabajadores de la entidad dominante que alcancen los 15, 25, 35 y 45 años de antigüedad recibirán un premio por años de servicio de dos mensualidades y media del módulo de retribución establecido en el propio convenio”.

Aportación anual

Para el premio de años de servicio se determinó que el importe devengado al cierre de 2012, según la IGE, ascendió “aproximadamente” a 531.030 euros (490.933 en 2011), y en consecuencia se realizó una dotación por este concepto incluida en el epígrafe sueldos y salarios de la cuenta de pérdidas y ganancias. Adicionalmente, en el ejercicio 2012, la Zona Franca de Vigo registró 36.478 euros (30.000 euros en el ejercicio 2011) en concepto de aportación anual prevista por el premio de jubilación.

En 2004, el Consorcio de Vigo suscribió una póliza de seguro colectivo de capitales con una compañía aseguradora para instrumentar los compromisos contraídos con sus empleados. El importe de la prima única inicial pactada en el origen del contrato ascendió a algo más de 700.000 euros. Todos los premios de este tipo deben estar externalizados por ministerio de la ley desde el año 2002. Lo que no es obligatorio es alcanzar previamente el compromiso de abonar estas cantidades.

Jubilación a secas

Como comparación con la situación de la Zona Franca de Vigo, en el Consorcio de Cádiz, igualmente bajo la tutela del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, se pagan solo los pasos del ecuador de los 10, 15 y 25 años de servicio en el ente público, con las cantidades de 250, 375 y 500 euros, respectivamente. Respecto a la jubilación, el Consorcio de Cádiz se limita a señalar que “se establecen dos: la forzosa, al cumplirse los 65 años, y la voluntaria, que podrá producirse a partir de los 60 años”.

Fuentes del sindicato de funcionarios CSIF confirmaron a este medio la existencia de esta gratificación especial para todos aquellos empleados laborales que accedan a la edad ordinaria de jubilación en le Zona Franca de Vigo. Según su criterio, debido a las actuales restricciones presupuestarias y la congelación del sueldo a los funcionarios, la Zona Franca podría llegar a negarse a conceder este premio de jubilación para los empleados laborales, de modo que cada trabajador debería tratar de sustanciar su cobro ante un juzgado de lo Social.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad