Primera reunión del comité de expertos para la reactivación económica / Xunta

Grandes empresas liderarán proyectos estrella de la Galicia post-Covid

La Xunta impulsa tres proyectos “tractores” con incentivos públicos y el objetivo de movilizar inversión privada para potenciar sectores estratégicos

Una de las propuestas del informe del comité de expertos que asesora a la Xunta para la reactivación económica tras el coronavirus consiste en poner en marcha “proyectos tractores que creen, impulsen y dinamicen cadenas de valor estratégicas para Galicia”. Dicho y hecho. El Gobierno gallego presentó este miércoles tres proyectos encaminados a este objetivo, con la vocación de movilizar inversión privada y de alinearse con el pacto verde europeo para captar fondos comunitarios.

Son una palanca clave en la reconstrucción de la economía tras el impacto de la pandemia y también ante el agujero industrial que podría generar el cierre de Alcoa, Meirama y Endesa As Pontes.

Grandes empresas y consorcios

El informe del comité de sabios incide en la necesidad de que estos proyectos “aumenten el peso y la participación de empresas –sobre todo pymes-- en cadenas de valor competitivas y orientadas a la internacionalización”. Y apunta a dos fórmulas para vehiculizarlos.

“Los proyectos podrán sustentarse en la capacidad de tracción que grandes empresas ubicadas en Galicia tengan sobre las cadenas de valor que se determinen como estratégicas. A través de estas empresas se actuará sobre dichas cadenas de valor en su conjunto, beneficiando al ecosistema industrial gallego constituido por miles de pymes. Pero también podrán sustentarse en el fomento de alianzas entre pymes gallegas que creen, impulsen o dinamicen cadenas de valor con la orientación referida”, dice el documento, que apela a la creación de “consorcios” entre las entidades vinculadas a la cadena de valor de cada proyecto.

A priori, la figura de los clústeres gallegos --madera, automoción, textil…-- encajaría bien con esta estructura.

El enfoque de los proyectos

Una de las propuestas de la Xunta es la creación de un centro de fabricación de fibras textiles a partir de madera, fundamentalmente de celulosa y residuos biológicos de la alimentación, agrícolas y forestales, con una producción de 250.000 toneladas anuales. El sector forestal tiene un clúster bien implantado en Galicia y una cadena de valor con más de 2.000 millones anuales de facturación. Las empresas clave en esta área son Finsa y Ence. La pastera, de hecho, trabaja hace tiempo en la producción de viscosa para uso textil y preveía la apertura de una línea de fabricación en la fábrica de Navia (Asturias).

El Gobierno gallego también apuesta por un centro de transformación y valorización de residuos para la producción de biogás y fertilizante. Dentro de este centro, se gestionará el excedente de los purines procedentes de las ganaderías gallegas manteniendo la autoaplicación de los purines como fertilizantes por parte de los productores. Coren desarrolló una tecnología similar en su centro de procesado avícola de Ourense, enfocada exactamente a la producción de biogás y abono a partir de residuos orgánicos.

Por último, la Xunta anunció la instalación de una planta de producción de hidrógeno verde de 50 megavatios para su uso en la industria, como combustible y en la red gallega de gasoductos, incrementando la capacidad de generación renovable de Galicia. Precisamente, el director general de Reganosa, Emilio Bruquetas, uno de los expertos que asesora al Gobierno gallego, apostó para su compañía por el biometano y el hidrógeno como palancas de la transición energética. En el congreso de Gastech 2018 defendía que Galicia tenía capacidad para generar biogás e incorporarlo a las redes gasistas, en lugar de movilizar el importado de países externos.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad