Golpes de poder y guerras internas hacen a Podemos Galicia ingobernable

stop

Los secretarios xerais no logran llevar a cabo su hoja de ruta sin injerencias; los diputados de En Marea repiten con Carmen Santos la maniobra que destronó a Breogán Riobóo

De izquierda a derecha, Ángela Rodríguez, Breogán Riobóo, Carmen Santos y Antón Gómez Reino

en A Coruña, 10 de julio de 2016 (06:44 CET)

En democracia el poder reside en el pueblo, pero, sobre todo, en las matemáticas. Las batallas intenas que ha librado Podemos Galicia desde poco después de su nacimiento se han solventado con números. Diez dimisiones en el Consello Cidadán provocaron que el primer secretario xeral del partido, Breogán Riobóo, tuviera que someterse a unas nuevas elecciones en las que salió derrotado.

Dos 'tránsfugas' de la lista de Carmen Santos y 16 miembros del Consello forzaron un pronunciamiento oficial de Podemos Galicia a favor de la confluencia para las elecciones gallegos contra la opinión de la secretaria xeral.

Ambas maniobras fueron bendecidas por los diputados de En Marea y miembros de Podemos, Ángela Rodríguez y Antón Gómez-Reino, que sin ocupar la secretaría xeral, en ocasiones incluso sin estar en el Consello, han dado golpes de poder cada vez que tocaba cita con las urnas.

En Galicia no se decide nada

En Podemos Galicia hay 'errejonistas', 'pablistas', personas próximas al nacionalismo y otras que no lo están en absoluto. Pero la principal batalla se libra por el empoderamiento de la organización, que nació bajo la moda de la democracia radical y el asamblearismo pero que no ha podido decidir nada sobre la configuración de En Marea y, de hecho, apenas ha tenido peso en las negociaciones.

A esto se suma una organización difícil y todavía no cohesionada, con círculos municipales que pasaron mucho tiempo desconectados de la dirección. Algunos son dóciles y otros especialmente críticos. De estos últimos nació una campaña solicitando la dimisión del diputado Antón Gómez Reino que tuvo escasa repercusión.

En su última etapa, Breogán Riobóo dedicó importantes esfuerzos al contacto y dinamización de la estructura municipal.

La batalla que se repite

El ex secretario xeral entendía que los propios principios de Podemos exigían consultar a las bases sobre cómo deseaban concurrir a las elecciones, incluida la participación en En Marea para las generales.

En principio, los comicios para el Ejecutivo central eran competencia de la dirección de Podemos en Madrid, pero esta decidió hacer saltar por los aires los principios fundacionales de la asamblea de Vista Alegre al ceder su marca en las distintas confluencias el 20D y al pactar con Izquierda Unido en el 26J.

Riobóo reclamó el derecho a decidir del partido en Galicia, pensando sobre todo en las autonómicas. Un movimiento coordinado por los diputados de En Marea, Antón Gómez Reino y Ángela Rodríguez, forzó la disolución del Consello tras diez dimisiones. En las nuevas elecciones, Riobóo perdió ante Carmen Santos. Ángela Rodríguez fue la segunda más votada.

A Antón Gómez Reino se lo sitúa con frecuencia en la órbita de Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, mientras que a Riobóo se le suponía complicidad con Carolina Bescansa.

Golpe sobre la mesa ante Carmen Santos

La misma historia se repite ahora. Carmen Santos llegó a la secretaría xeral con el compromiso de consultar a las bases sobre la fórmula para concurrir a las elecciones gallegas.

Este jueves, 18 miembros del Consello Cidadán de Podemos forzaban una reunión para mostrar el apoyo del partido a la confluencia propuesta por los alcaldes Matiño Noriega, Xulio Ferreiro y Jorge Suárez. Santos abandonó la reunión antes de la votación.

Para someter a la secretaria xeral fue necesaria la participación de las personas elegidas por la lista de Ángela Rodríguez y de dos 'tránsfugas' de la lista de Santos, Celtia Traviesas y Patricia Grela, que apoyaron la convocatoria de la reunión.

Santos mantiene su hoja de ruta para realizar la consulta prometida a los miembros de Podemos sobre la fórmula para la autonómicas, a pesar de haber perdido la mayoría del Consello.

Escaramuzas previas

Las dos líneas están claramente dibujadas dentro del partido, una para reforzar En Marea y otra para reforzar el peso de Podemos Galicia y cumplir con su democracia interna.

Que para Carmen Santos es fundamental consultar a las bases lo demuestra que dimitió en 2015 cuando era la persona más votada del Consello Cidadán por discrepancias con la democracia interna del partido.

Los encontronazos de En Marea

En los debates internos de En Marea, Podemos Galicia apenas contó y fueron Gómez Reino, Ángela Rodríguez y la dirección de Madrid quienes llevaron las riendas. Carmen Santos concluyó que a ella En Marea le vino dada, pues cuando llegó a su puesto de secretaria xeral ya estaba configurada.

Pese a que en algún momento consideró "útil" el partido instrumental que reclamó Anova para tener más posibilidades de obtener grupo propio en el Congreso –medida que descartó la dirección de Podemos-- no entró en el debate.

Según fuentes conocedoras del partido, su deseo para el 26J es que se celebraran primarias, ya que ello pondría en cuestión las candidaturas de Ángela Rodríguez y Gómez Reino, mientras que podrían entrar miembros más afines a Santos.


¿Mandarán las bases?

En la fórmula para las autonómicas se abre de nuevo la disputa. Carmen Santos, a quien se le llegó a criticar estar demasiado cerca de Beiras durante la campaña cuando Podemos intentaba dejarlo en un segundo plano, dijo que el pronunciamiento a favor de la confluencia de su partido no tiene validez alguna.

Perseverará por tanto en la consulta. Si lo consigue, será la primera vez que las bases de Podemos Galicia deciden cómo concurrir a unas elecciones, a pesar de que ya se presentaron a dos como coalición.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad