Ganó Feijóo, Beiras y la abstención

stop

Aunque bajó en número de votos, el PP pasó de 38 a 41 escaños, mientras que AGE entra como tercera fuerza en el Parlamento

Ana Pastor, Rosa Quintana y Núñez Feijóo

21 de octubre de 2012 (23:38 CET)

Mariano Rajoy ya le debe dos a Alberto Núñez Feijóo. En 2009, con José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno central, Feijóo consiguió que el PP volviese a gobernar en Galicia. El partido utilizó esta victoria ante el bipartito como el inicio de su particular 'reconquista'. Cuatro años después, Feijóo ha conseguido justamente lo contrario. Consiguiendo revalidar la mayoría absoluta en la comunidad gallega le da un soplo de aire fresco a un Rajoy en la cuerda floja y le asesta un duro golpe al PSOE, que no ha sido capaz de canalizar la desafección a las políticas del Ejecutivo central. El PP gallego no solo ha ganado, ha aumentado su número de escaños pasando de 38 a 41 escaños.

“No es normal que en una crisis como esta, un Gobierno obtenga un apoyo como el que recibimos”, dijo Feijóo, que tras recordar al fallecido Manuel Fraga y a Gerardo Fernández Albor, aprovechó para echarle un capote a Rajoy. "Si los ciudadanos no entendieran a pesar de las dificultades se está gobernando con responsabilidade y se está gobernando conforme al interés general esta victoria sería imposible”, dijo el, de nuevo, presidente gallego.

El 'sorpasso' de Beiras

El otro gran triunfador de la noche ha sido Xosé Manuel Beiras, el líder de la coalición Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) que, contra pronóstico, ha conseguido incluso sobrepasar al Bloque Nacionalista Galego y entrar directamente en el Parlamento como tercera fuerza política con 9 diputados. La coalición formada por Anova --partido liderado por Beiras e integrado por muchos ex del BNG que se escindieron tras la famosa asamblea de Amio-- y la Esquerda Unida de Yolanda Díaz ha protagonizado un espectacular sorpasso a BNG y PSOE, similar a aquel que Beiras le asestó ya al PSdeG en el año 97 cuando era portavoz nacional del Bloque.

Dicen las hemerotecas que en las elecciones de aquel año, a la par de la subida espectacular del Bloque con Beiras, Fraga encadenó los mejores resultados de su carrera en Galicia y su tercera mayoría absoluta.

Abstención y temor

Pero, paralelismos a parte, en estas elecciones gallegas hubo otro ganador claro: fue la abstención, un factor que posiblemente benefició tanto a PP, como en cierta media a AGE y que castigó fuertemente a socialistas y nacionalistas. Y es que, aunque los populares han mejorado su posición de mayoría en el Parlamento gallego han tenido menos votos que en 2009, casi un punto por debajo. De 789.000 pasaron a 618.000.

La abstención se colocó en un 36,33%, más de un punto por encima de 2009, y se estima que fueron más de 800.000 gallegos los que decidieron quedarse en casa.

PSOE

Cuando Xosé Manuel Beiras hizo balance de los resultados indicó que, si no se había conseguido desbancar a Feijóo de la Xunta había sido por causa de PSOE y Bloque, ya que "no consiguieron atraer a la sociedad". Aunque duro, lo cierto es que ambas formaciones experimentaron unas caídas muy significativas, que en el caso del PSOE gallego puede propiciar cambios también en el partido a nivel estatal.

Los socialistas de Manuel Pachi Vázquez perdieron 7 diputados, cayendo de 25 a 18 escaños y perdiendo cercadde onde puntos porcentuales en representación (de un 31% al 20%). Según indicó el propio Vázquez se inicia ahora un “escenario de profunda reflexión desde los órganos del partido”. De momento, este lunes habrá reunión de la Ejecutiva gallega y en breve se convocará al comité nacional. Aunque Vázquez no ha aclarado su futuro, cabe recordar que su predecesor, Emilio Pérez Touriño, dimitó al día siguiente de las elecciones de 2009, después que su partido perdiese la Xunta y se quedase con 25 actas.

BNG

Por su parte, el candidato del BNG, Francisco Jorquera, hizo una valoración cruda de los resultados. Afirmó que las tormentas internas que ha vivido el Bloque durante esta legislatura --que propiciaron la escisión y formación de la Anova de Beiras-- han jugado una muy mala pasada. “Por mucho que el trabajo de reestructuración fuese heroico, la fractura tiene sus costes”, dijo, para deslizar que al propio Feijóo le interesó que la campaña, en cierto momento, se centrase en la rivalidad entre su figura y la del propio Beiras, dejando a un lado a los candidatos de PSOE y BNG.

“Quiero recordaros que los mejores resultados de Beiras siempre han coincidido con los mejores resultados de Fraga y del PP”, insistió Jorquera. Su formación queda ahora como la cuarta fuerza en la Cámara gallega, y pasa de de 12 a 7 diputados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad