Gallardón triplicó los cargos de confianza con nóminas de hasta 112.000 euros

stop

AYUNTAMIENTO PARALELO

El exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

Madrid , 13 de julio de 2015 (22:38 CET)

Cuando el exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, tomó las riendas del Ayuntamiento en medio de la bonanza económica en 2003, decidió modificar la estructura de los altos mandos. Entonces, cada concejal contaba con un director de servicios y un jefe de departamento, pero al alcalde no le parecía suficiente.

El ambicioso alcalde decidió crear un organigrama mucho más complejo para designar bajo las órdenes de cada concejal a un coordinador general, un secretario técnico, un director general, un subdirector general, un jefe de servicio y un jefe de departamento.

Cuando tomó el mando, Gallardón contaba con 483 empleados de confianza y personal eventual. Pero el organigrama no era suficiente para desplegar el proyecto político del alcalde que incluyeron tres fracasos olímpicos y una deuda municipal que alcanzó los 7.000 millones de euros. Entonces Gallardón decidió aumentar el número de cargos de confianza hasta alcanzar los 1.525.

Las nóminas del personal de libre designación se ubicaban en 2010 en 66.000 euros para el personal eventual y 112.000 euros para los órganos directivos y gerentes de distrito. El incremento de cargos no siempre se explica en exceso burocrático. Los puestos de confianza suelen ser una fuente de financiación del partido que gobierna. El 10% del salario generalmente va destinado al partido que enchufa.

Gasto disparado

Antes de que Gallardón llegara al Ayuntamiento, en 2002, el gasto en personal superaba los mil millones de euros al mes. Ocho años después, la misma partida, incluida la de las empresas municipales, se disparó hasta los 1.934 millones de euros. En la estructura de Gallardón, el Ayuntamiento la alcaldía contaba con seis altos cargos pero en el eslabón inferior, en la vicealcaldía, había 195, y en la concejalía de Economía y Hacienda, 294, según datos aportados por los trabajadores municipales.

Para colmo, el aumento desproporcionado de cargos de confianza vino acompañado de la externalización de servicios municipales como polideportivos, centros culturales y centros de mayores. La facturación de empresas externas al Ayuntamiento pasó de 485 millones en 2002 a 1.558 millones en 2010.

Las correcciones

El equipo de la nueva alcaldesa Manuela Carmena avanza en su auditoría para detectar los excesos del gobierno de Gallardón que heredó Ana Botella. El Ayuntamiento ha anunciado este lunes que ha llevado a cabo la primera reestructuración del equipo municipal en el que han quedado suprimidas cinco direcciones generales y cinco coordinaciones generales que implicarán un ahorro de más de un millón de euros anuales.

La reducción de personal de confianza  ha pasado de 82 a 60 en los grupos municipales, de 42 a 21 en los distritos, y de 82 a 50 en la sede del Ayuntamiento. Algunos de los puestos de libre designación serán ocupados por los funcionarios, según ha comunicado el nuevo gobierno.

El equipo de Carmena, que prevé instalar a 400 empleados en la planta noble ideada por Gallardón, trabaja en una nueva fase de reestructuración que será aplicada con la aprobación de los presupuestos del próximo año. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad