Galicia reclama a Montoro el traspaso del impuesto a la banca

stop

La Xunta pedirá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera la cesión del gravamen, que dejará 60 millones en las arcas gallegas, según el PSOE

Fernández Curras al lado del ministro Montoro en la presentación de los presupuestos

06 de junio de 2013 (22:11 CET)

Todos los grupos del Parlamento gallego, incluido el PP, aprobaron por unanimidad este miércoles una iniciativa del PSOE para reclamar al Estado la cesión a la comunidad del impuesto a las entidades bancarias.

Un impuesto que gravaría a un tipo bajo –se habla del 0,2%-- a los depósitos de las entidades dentro de la comunidad. Según las cuentas de los socialistas, dejará en las arcas gallegas entre 50 y 60 millones de euros.

Consejo de Política Fiscal y Financiera

“Después de todas las ayudas que ha recibido la banca por parte de todos los españoles, el impuesto me parece lo más adecuado. 50 millones pueden significar mucho en Educación y Sanidad”, explica el portavoz socialista en materia de Economía y diputado, Juan Carlos González Santín.

El PP de Alberto Núñez Feijóo asegura que Galicia pedirá la transmisión de este impuesto en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y, en última instancia, también en la negociación del nuevo sistema de financiación.

Polémica antigua

La historia del impuesto sobre la banca viene de largo y parece que todos han variado su opinión sobre él con el paso del tiempo. Hasta diciembre del año pasado varias eran las comunidades que tenían este gravamen regulado: Extremadura, Andalucía y Canarias eran el ejemplo.

Extremadura fue la primera en poner en marcha este impuesto en 2000. Dos años después, el Ejecutivo de José María Aznar lo llevaría ante el Constitucional, que tardó una década en fallar a favor de la decisión del Gobierno autonómico que en aquel momento presidía Rodríguez Ibarra.

Montoro fija un impuesto estatal

El PP central siempre mostró su rechazo a este impuesto, y al hecho de que cada comunidad pudiese establecer sus tipos propios. Tanto es así, que los populares gallegos tumbaron una propuesta del PSOE que solicitaba crear este impuesto en la comunidad.

Los tiras y aflojas con las autonomías movieron al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a crear el diciembre pasado un impuesto estatal sobre los depósitos, aunque a un tipo del 0%. Su único fin era “garantizar la unidad de mercado” y evitar que cada comunidad impusiese una tasa propia. “Un caso muy curioso, poner en marca un impuesto al 0% sólo para evitar que las comunidades lo apliquen”, critica el PSOE gallego.

Compensación

No obstante, la normativa de Montoro estipulaba que habría una compensación para las comunidades que ya tuviesen en marcha este impuesto. “La situación es que Galicia no sólo perdía los millones que podía embolsarse con el tipo a los depósitos, sino que tendría que pagárselo a comunidades que ya lo tenían en marcha”, argumenta Santín.

A finales de marzo, el ministro anunció en el Congreso que finalmente, el impuesto estatal aplicará sobre los depósitos bancarios un tipo de entre el 01% y el 02%, que será pagado por la banca y nunca por los ahorradores.

Una petición “razonable”

Esta situación movió al PSOE gallego a presentar una iniciativa para reclamar el traspaso de estas tasas a la Xunta de Galicia. Los populares apoyaron, ahora sí, la idea a pesar que antes rechazaron la creación de ese impuesto en la comunidad.

“Desde el punto de partida de que el impuesto será uniforme en toda España parece razonable pedir sus traspaso”, comenta el portavoz popular Pedro Puy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad