Galicia da un “sí crítico” al recorte del déficit autonómico

stop

En los círculos políticos creen que Feijóo marcará distancias con Rajoy de cara a los comicios gallegos

Muñoz en el Consejo de Política Fiscal

12 de julio de 2012 (23:12 CET)

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, sufrió más de la cuenta en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de este jueves. La propuesta de ajuste de las autonomías creó bastante malestar en muchas delegaciones, incluidas comunidades del PP. Galicia estaba entre las rebeldes, aunque al final dió un “sí crítico”.

A primera hora de la tarde, iniciado el Consejo de Política Fiscal saltó la alarma. Todo parecía indicar que Galicia, junto con Extremadura y Castilla y León --las tres comunidades gobernadas por el PP-- se abstendrían sobre los ajustes de déficit del Gobierno. Aunque finalmente, in extremis, la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, dijo que sí. Para muchos políticos la presión que marcó Galicia tenía un claro significado.

Elecciones cercanas

En círculos políticos se da por sentado que de aquí a la celebración de las elecciones gallegas --todavía no han sido convocadas pero se especula con un adelanto para el otoño-- el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tratará de marcar distancias con las políticas de Rajoy, precisamente para que no se vea afectado por su impopularidad.

El Gobierno impuso finalmente que el déficit para este año continúe en el 1,5% y exige que en 2012 se reduzca al 0,7% y un ejercicio después al 0,1%. Montoro consiuguió el sí de 11 de las comunidades autónomas.

Galicia, 'in extremis'

Catalunya, Andalucía, Asturias y Canarias se opusieron a la medida, mientras que Extremadura y Castilla y León se abstuvieron pese a sus siglas. Galicia dijo que sí junto con diez comunidades más. Sin embargo, lo suyo le costó.

Fuentes conocedoras de la reunión asegurán que el sí de la comunidad gallega fue 'in extremis' y que requirió que el Gobierno insistiera ante los derroteros por los que estaba yendo el consejo.

Acabado el consejo, la conselleira de Facenda declaró: “Barajamos todas las opciones porque teníamos que pensar en los intereses de Galicia y, precisamente, por ese compromiso, hemos votado finalmente que sí, porque esa posición de contención del déficit nos ha sido siempre beneficiosa”.

Sí por responsabilidad

“Hemos votado que sí, y hemos votado un sí crítico por responsabilidad, porque entendemos que la situación por la que está pasando este país requiere una posición unánime de las comunidades, aunque reconocemos que se nos está pidiendo un esfuerzo extraordinario”, dijo Muñoz.

Mientras, en Galicia, la oposición tenía muy claro que la resistencia de la delegación gallega tenía mucho de electoral. “Para nosotros está claro que es una estrategia electoral. Ahora quieren marcar distancias con Rajoy porque es el político más impopular de España y tienen que hacer ver que sus impopulares medidas no son compartidas”, aseguran fuentes del PSOE gallego.

“Es una maniobra política, pero también deja entrever un incipiente descontento de aquellos que tienen que gestionar el dinero público al pueblo. Creo que se unieron las dos vertientes: la del profundo descontento, que sí existe, y la electoralista”, dice Rafael Cuiña, de Compromiso por Galicia.

La rebelión de los alcaldes


Y es que todo el mundo coincide en que los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy pueden convertirse en una losa sobre Feijóo en contienda electoral, como lo fueron las medidas de Zapatero para los socialistas en las pasadas municipales.

Fuentes dentro del PP aseguran que, entre otras cuestiones, hay muchos alcaldes muy molestos por la decisión de Mariano Rajoy de recortar un 30% el número de concejales de la administración local, lo que generará un drástico recorte en Galicia. Muchos de estos alcaldes ya han asegurado que no harán una campaña a favor de Feijóo tan esforzada como la que hicieron anteriormente. Las mayores disensiones están en Pontevedra y en Ourense.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad