Frente político y ecologista contra el tratado de libre comercio con EEUU 

stop

Salvemos Cabana, Adega, En Marea, BNG o los sindicatos CIG, UGT y CC.OO. critican con dureza el TTIP 

Manifestación del 15 de octubre contra el TTIP

en A Coruña, 19 de octubre de 2016 (12:16 CET)

Las manifestaciones del pasado sábado contra el tratado de libre comercio e inversiones entre Europa y Estados Unidos, el conocido TTIP, recabaron un numeroso apoyo institucional, crítico con un proyecto que afecta a todos los ámbitos sociales, más allá del económico.

En Galicia, los sindicatos más representativos y la práctica totalidad de los grupos ecologistas pidieron apoyo para las manifestaciones. Salvemos Cabana consideró que tanto el CETA, como el TISA y el TTIP, "buscan establecer un gran mercado transnacional que de facto supondría un ataque a la independencia soberana de los Estados y la consagración del dominio de las grandes corporaciones, en perjuicio de la ciudadanía".

Dos visiones

Además, indica el colectivo, "implicaría una notable pérdida de derechos laborales y la progresiva privatización de los servicios públicos, que pasarían a ser una mera oportunidad de negocio", a lo que se sumaría "el relajamiento del control del cumplimiento de las normativas ambientales, sanitarias y de consumo".

Este es el centro del debate, los que consideran que consagrará un neoliberalismo nocivo para las políticas sociales y medioambientales, frente a quienes defienden el tratado como una oportunidad de progreso y crecimiento económico, postura de la patronal europea BusinessEurope.

Falta de transparencia

En su comunicado de apoyo a las movilizaciones, Adega consideró que "estas estructuras no democráticas amenazan con rebajar importantes normas y reglas diseñadas para la protección de los intereses públicos".

Además, coincidió con Salvemos Cabana y con la mayoría de detractores en criticar la "falta de transparencia" en las negociaciones de los tratados.

Sindicatos

También los sindicatos están claramente posicionados. De hecho, CCOO y UGT llegaron a enviar una carta a Jean-Claude Juncker solicitando la paralización de los acuerdos comerciales con EEUU y Canadá.

La CIG, por su parte, consideró que los diferentes tratados "prometen una salida a la crisis, pero en realidad suponen una mayor regresión en los derechos y condiciones de vida de la clase trabajadora, además de conducir a los pueblos hacia un futuro de confrontación militar".

La izquierda política

Entre los grupos políticos, BNG, En Marea y las distintas mareas municipalistas criticaron con dureza el TTIP, al igual que Equo. Se sumaron a Verdegaia, Amigos da Terra, Acouga o Adicae, entre otros colectivos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad