Francia actuará con "sangre fría" tras la decapitación de Lyon

stop

TRAGEDIA EN FRANCIA

El presidente de Francia, François Hollande, regresó al país de urgencia el viernes

Barcelona, 27 de junio de 2015 (10:20 CET)

Francia actuará con "sangre fría" tras el atentado por decapitación del viernes, que se ha saldado con una víctima mortal en Saint-Quentin Fallavier (Lyon), ha asegurado Manuel Valls, primer ministro del país galo. El asaltante ha sido identificado como Yassin Salhi, de 35 años, con "vínculos salafistas", que ha sido detenido después del ataque.

Al parecer, el terrorista ha entrado en la fábrica Air Products con un coche autorizado para hacerlo. Después, ha procedido a su macabra puesta en escena: ha clavado la cabeza del gerente de la empresa, un hombre de 50 años, en la verja de la fábrica, rodeada de banderas islamistas radicales. En aquel momento ha detonado varias bombonas de butano que portaba en el vehículo, causando una enorme explosión.

La policía francesa ha conseguido apresar al atacante, además de a la mujer y hermana de Salhi. Un cuarto detenido sería un sospechoso que se encontraba cerca del lugar del atentado.

Reunión de urgencia

El presidente francés, François Hollande, reúne el sábado de urgencia a su consejo de gobierno en París. Antes, Hollande ha desvinculado las masacres terroristas del viernes en Túnez y Kuwait de la ocurrida en Francia. "El único vínculo es el terrorismo, que puede actuar en cualquier lugar", ha valorado.

El líder francés ha llamado el viernes a "proteger nuestros valores" y a acabar con los grupos que "promueven este tipo de actos". El gobierno francés ha elevado a alto el nivel de alerta por atentado en todo el país. No obstante, el primer ministro de Francia, Manuel Valls, ha señalado que el ejecutivo "actuará con sangre fría" tras el ataque, en referencia a las peticiones de mano dura por parte de formaciones como el Frente Nacional.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad