Fomento incumple el enésimo plazo para abrir la autovía al Puerto Exterior de A Coruña

stop

Antes de sus puesta en marcha, el Ministerio la Xunta y la concesionaria deberán firmar un convenio para el enlace del nuevo vial con la AG-55

La ministra de Fomento y el alcalde de A Coruña durante una de las visitas a la autovía de acceso al Puerto Exterior

en A Coruña, 01 de junio de 2016 (22:21 CET)

Dicen que no hay dos sin tres, pero con el Ministerio de Fomento ya es fácil perder la cuenta. Por enésima vez, llega la fecha marcada y el vial de acceso al puerto exterior de Punta Langosteira sigue cerrado al tráfico rodado.

Ha transcurrido casi medio año desde el 31 de diciembre de 2015. Esa era la fecha que había dado la ministra Ana Pastor en su visita a las obras el pasado mes de septiembre para la apertura. Sin embargo, unos problemas de adaptación de un túnel a la normativa europea –con el consiguiente modificativo de crédito de 700.000 euros– impidieron cumplir la promesa de poner en servicio la carretera antes de que acabase el año.

El primer trimestre fue entonces la fecha marcada como límite, pero se tuvo que posponer hasta el 15 de mayo por la disconformidad del ministerio con los trabajos realizados. Llegó el día y más de lo mismo. Una nueva promesa: el 1 de junio o, en su defecto, la primera semana de mes.

Pendiente del convenio

Aunque la autovía de Acceso al Puerto Exterior de A Coruña (AC-15) ya está completamente terminada, hay un último trámite que todavía puede retrasar su apertura. Para poder abrir al tráfico el vial, en el que Fomento ha realizado una inversión global de 80,4 millones de euros financiados con Fondos Feder, antes debe firmarse un convenio entre el Ministerio, la Xunta y la concesionaria -Autoestradas de Galicia, filial de Audasa– que permita el enlace con la AG-55 a cambio de un peaje en la sombra en función del tráfico.

Sin embargo, lo que parece un mero trámite es algo más complejo. El alcalde de Arteixo, localidad por la que discurre la nueva autovía de poco más de cinco kilómetros de longitud, cuenta con el compromiso del Ejecutivo autonómico de que ese convenio no se firmará hasta que se celebre una reunión entre las partes para abordar la idoneidad de conectar la nueva carretera con la Tercera Ronda de A Coruña.

Contra la cuarta Ronda

Ese enlace, al que algunos ya han bautizado como Cuarta Ronda, es la solución elegida por Fomento para evitar asumir el coste de liberar el peaje de Pastoriza de la AG-55, como plantea el Concello de Arteixo. El pago del peaje en la sombra será pues, en principio, una medida temporal hasta que entre en servicio la nueva vía de enlace, cuyo proyecto ya se ha remitido al Ministerio de Medio Ambiente para su evaluación.

El alcalde de Arteixo, por su parte, no ceja en su empeño de tratar por todos los medios que se elimine el peaje de la AG-55, una medida que beneficiaría a todos los usuarios y, especialmente, a los vecinos de la localidad. Su argumento principal, el económico, es demoledor. Calvelo defiende que liberar el tramo de autopista que discurre entre A Coruña y el enlace con la A-6 para todos los vehículos costaría 22 millones de euros, frente a los 32 que prevé destinar el Ministerio para la construcción de la nueva infraestructura.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad