stop

En la negativa a transferir el vial a Galicia, Fomento alega que, de no subir los peajes de la AP-9, tendría que compensar con sus fondos a la concesionaria

en A Coruña, 01 de julio de 2017 (05:00 CET)

El Gobierno central ha vuelto a rechazar la demanda del Parlamento gallego para transferir a la Xunta las competencias de la AP-9, el vial que discurre entre Ferrol y Tui y que gestiona la concesionaria Audasa. El frenazo a la Proposición de Ley se fundamenta en un informe negativo del Ministerio de Fomento, basado en el impacto económico que tendría la medida sobre el departamento que dirige Íñigo de la Serna.

El breve análisis de fomento, en el que enumera todas las millonarias compensaciones a las que está comprometido con Audasa, deja algunos datos llamativos. Por ejemplo, el Ejecutivo pone cifra al rescate de la concesión, 4.400 millones, resultado de multiplicar los ingresos por peaje de Audasa en el último ejercicio, 138,6 millones, por los años que restan de concesión hasta 2048. La diputada de En Marea, Alexandra Fernández, aseguraría ante los medios que “hasta un niño sabe” que esa fórmula es errónea.

 

 

 

Pero la idea de fuerza del Ejecutivo es que no hay créditos presupuestarios consignados para atender las compensaciones que tiene comprometidas con Audasa en caso de que se produzca la transferencia de titularidad. Hace referencia a los convenios de 2011, para la ampliación del vial en Rande y Santiago, y al de 2013, para la rebaja del peaje en determinados tramos de la autopista entre Vigo y Pontevedra.

Tanto para las obras como para la bonificación en la tarifa, Fomento acordó que se compensaría a la concesionaria mediante futuros incrementos en el precio del peaje. El equipo de De la Serna entiende que si traspasa la competencia sobre “la actualización y supresión de tarifas y peajes” a la Xunta, corre el riesgo de que los aumentos de precio no se produzcan y que tenga que compensar con sus propios fondos a Audasa.

Por tanto, el motivo para rechazar la transferencia es blindar que sean los usuarios de la autopista, mayoritariamente gallegos, los que compensen las inversiones acometidas por la concesionaria en el vial pagando más en el peaje. Toda una paradoja.

Las extrañas cuentas de Fomento: podría tener que pagar más en compensaciones a Audasa que lo que cuesta rescatar la AP-9

A partir de esta tesis, Fomento calcula la cuantía que debería abonar a Audasa por los diversos convenios suscritos. Por las obras, le salen a pagar 224 millones; por la rebaja de peajes, 4 millones al año; y por las bonificaciones de los tramos A Barcala-A Coruña y O Morrazo-Rande-Vigo, otros 7 millones anuales. Al proyectar esta cifra sobre todos los ejercicios hasta el final de la concesión, Fomento estima que podría necesitar 4.570 millones para cumplir sus compromisos con la concesionaria.

Según las cuentas de Fomento, podría tener que pagar más en compensaciones a Audasa que lo que, según el Ministerio, costaría rescatar la autopista. Antón Sánchez, diputado de En Marea, concluiría en rueda de prensa que el informe es “una tomadura de pelo”, alegando que no se trata de rescatar la autopista si no de trasferir competencias. También rechazó que el traspaso vulnere el compromiso de pagar con incrementos de peaje las obras de la AP-9, pues “se crearía una comisión mixta para velar por los cumplimientos”. “Aunque no estamos de acuerdo con ellos”, matizó Sánchez.

 

 

El portavoz socialista, Xoaquín Fernández Leiceaga, mantuvo la misma línea al calificar el informe de “burda maniobra de bloqueo” y recordó que la propuesta del Parlamento gallego se modificó, precisamente, para que no fuera necesario modificar los presupuestos, aunque Fomento se queje de que no tiene partidas asignadas para asumir el traspaso.

La cuenta a pagar a Audasa va por los 115 millones

¿Cuánto dinero ha comprometido Fomento para compensar a la concesionaria por las obras y las rebajas de peaje? Hasta el cierre del último ejercicio, 115 millones, de los que 99,5 corresponden a las obras en Rande y Santiago y el resto a las bonificaciones de peaje aplicadas en determinados tramos, según consta en las cuentas anuales presentadas por Itínere, la propietaria de Audasa. 

Previsiblemente, los peajes comenzarán a subir el próximo año. De hecho, la concesionaria ha abierto un contencioso administrativo contra Fomento por la rebaja del 0,37% en las tarifas al comienzo de 2016, al entender que debía comenzar a aplicarse el incremento de precios para compensar las bonificaciones en los peajes entre Pontevedra y Vigo.  

Hemeroteca

Audasa (AP-9)
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad