José Blanco inauguró la línea de alta velocidad entre Ourense y Santiago el 10 de diciembre de 2011 / EFE
stop

Fomento tardó una hora en revisar la documentación y autorizar la puesta en servicio de la línea de Angrois un día antes de la inauguración

Economía Digital Galicia

José Blanco inauguró la línea de alta velocidad entre Ourense y Santiago el 10 de diciembre de 2011 / EFE

en A Coruña, 21 de noviembre de 2018 (22:21 CET)

Un día antes de que José Blanco inaugurara oficialmente la alta velocidad gallega con la línea entre Ourense y Santiago, el 10 de diciembre de 2011, un correo de la Dirección General de Infraestructuras del Ministerio de Fomento autorizaba oficialmente la puesta en servicio del trazado. La autorización formal se tramitó, aparentemente, a toda velocidad. Adif trasladó la petición el 7 de diciembre, pero no entró en el registro de Fomento hasta dos días después, el 9 de diciembre a las 12.09 horas. A las 13.26 horas del mismo día, la Dirección General de Infraestructuras autorizaba la puesta en funcionamiento de la línea.

Así lo desvelan dos correos aportados por En Marea en la comisión que investiga el accidente del Alvia en la curva de A Grandeira, en Angrois. La solicitud la remite el entonces presidente de Adif, Antonio González, al que era director general de Infraestructuras Ferroviarias, Carlos Juárez. Los responsables de analizar la documentación alegan que ya había sido revisada anteriormente, que los certificados finales ya habían sido analizados.

Se revisaron “durante un tiempo amplio”

La portavoz de En Marea en la comisión, Alexandra Fernández, interrogó al respecto al exjefe del área coordinadora de Seguridad Ferroviaria, Eduardo Santiago, uno de los profesionales que se encargaba de verificar los documentos. Fernández consideró “lógico que haya una gran sombra de duda cuando la autorización se da en una hora y después conocemos que faltaba documentación”. En este sentido, insistió en que tardaron solamente una hora en verificar la documentación completa, ante las explicaciones de Eduardo Santiago.

El antiguo responsable de Seguridad Ferroviaria se limitó a asegurar que antes de que se enviase el conjunto de la información, previamente a la petición formal de Adif, ya se habían revisado “punto por punto” los documentos “durante un tiempo amplio”. “Cuando nos la entregaron comprobamos que era igual que la que habíamos analizado”, zanjó. “¿En una hora? ¿Pero lo comprobaron?”, insistió Fernández.

Una de las cartas, la remitida por Adif, especifica que se envió copia de la documentación los días 30 de noviembre y 1 de diciembre, con diez días de margen sobre la inauguración oficial de la línea Ourense-Santiago. El compareciente reconoció que no se acuerda de cómo se hizo esa revisión previa, pero aseveró que sabe que estuvieron trabajando en ella e instó a los diputados a solicitar formalmente la documentación a la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria.

Hemeroteca

Angrois PSOE En Marea
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad