Foment se harta de Zapatero

stop

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

09 de junio de 2011 (19:33 CET)

El anteproyecto de Ley de reforma de la negociación colectiva ha colmado la paciencia de los empresarios catalanes. “En Foment estamos hartos, queremos un gobierno que se dedique a gobernar para todos”, ha reclamado el presidente de la patronal, Joaquim Gay de Montellà, tras el comité ejecutivo que ha analizado el impacto sobre el empleo de la propuesta.

En caso de ser aprobada en los términos avanzados por el Ministerio de Trabajo, “será negativa para el empleo, para el consumo y por lo tanto para la sociedad”, ha dicho Gay de Montellà, que el miércoles participó en la junta directiva de la CEOE previa a la comparecencia de Juan Rosell.

Para evitar este efecto negativo, a juicio de Foment, los grupos parlamentarios deberán enmendar el anteproyecto para que una vez aprobado definitivamente permita la flexibilidad interna para gestionar la jornada laboral, acabar con la prórroga indefinida de los convenios colectivos (ultraactividad) y facilitar que las empresas puedan aplicar condiciones laborales particulares cuando el convenio sectorial no recoja situaciones de riesgo para la continuidad de la actividad.

Los sindicatos ganan

Todas estas condiciones “sencillamente no están en el borrador”, según Foment. “Si los empresarios empezamos con 100, nos hemos quedado en 15 mientras que los sindicatos han acabado con 110”, ha ejemplificado el líder empresarial para clarificar lo que a su juicio es una reforma pensada para satisfacer a los sindicatos.

Ahora la esperanza de los empresarios está en el trámite parlamentario ya que el PSOE, por ahora, no cuenta con el apoyo necesario para aprobar la reforma. Foment no ha perdido el tiempo, según su presidente, y desde el mismo miércoles empezaron los contactos políticos con todas las fuerzas catalanas representadas en el Congreso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad