Ferraz veta a la gestora del PSdeG para forzar la salida de Pilar Cancela

stop

El equipo de Javier Fernández retira las competencias de la dirección gallega para convocar primarias; el movimiento desvela la debilidad de Caballero y los críticos ante una consulta a la militancia, que Cancela estaba dispuesta a hacer cuanto antes

Pere Navarro y José Antonio Griñán conversan con Javier Fernández y Abel Caballero / EFE

en A Coruña, 20 de octubre de 2016 (03:01 CET)

La gestora federal quita competencias a la gestora autonómica. Una resolución de Ferraz, firmada por Ascensión Godoy –adjunta al área de organización del PSOE--, comunicó al órgano de dirección provisional en Galicia, el que se armó tras la dimisión de Gómez Besteiro, que ya no tiene la competencia de convocar un congreso y primarias para elegir la nueva dirección del PSdeG.

Esa potestad recae ahora sobre la gestora federal, la que encabeza Javier Fernández, que marcará los tiempos de los socialistas gallegos. Y no serán rápidos, pues la comunicación recibida por el equipo de Pilar Cancela advertía que las primarias en Galicia serán después del congreso federal, sin fecha confirmada.

Cuando los críticos pasaron a ser los oficiales

El golpe de galones parece seguir la lógica de siempre cuando se trata del PSOE. Aumenta la presión sobre Cancela, que estuvo al lado de Besteiro primero y de Pedro Sánchez después, claudicando en las dos batallas. El órgano que preside ha perdido la competencia para realizar aquello para lo que fue constituido, conducir al partido hasta el congreso.

El último movimiento de la presidenta de la gestora del PSdeG fue solicitar por escrito una encuentro con Javier Fernández con el objetivo de coordinar la convocatoria de las primarias en Galicia. Estaba dispuesta abrir el proceso cuanto antes. La conversación nunca se produjo, solo el golpe de timón que deposita en Ferraz la competencia para convocar el congreso.

Bombardeo contra la gestora

El escenario es muy delicado para la gestora gallega. El movimiento de este miércoles indica, en primer término, que la gestora federal no tiene demasiada prisa por renovar la dirección estatal del partido, por lo que dicha renovación también se demorará en Galicia.

En ese intervalo, los críticos seguirán aplicando la acordada estrategia de solicitar la dimisión del equipo gestor en Galici. La última en hacerlo, este miércoles, fue Carmela Silva, preguntándose cuándo Pilar Cancela "va a asumir responsabilidades" por la "debacle electoral". "Su proyecto de división ha fracasado estrepitosamente", dijo la presidenta de la Deputación de Pontevedra.

La resistencia de Cancela

La intención de Cancela es resistir, para no dejar la dirección del partido en manos de los críticos y la gestora federal por tiempo indefinido. Quiere llegar hasta las primarias.

El movimiento de Ferraz refleja también la debilidad de Caballero y los suyos, pues someterse al escrutinio de la militancia podría acabar en una nueva derrota. Ya sucedió en las primarias socialistas para la presidencia de la Xunta, cuando el candidato apoyado por Caballero, Xosé Luis Méndez Romeu, cayó ante Xoaquín Fernández Leiceaga.

El plan de los críticos es otro. Quieren zanjar la actual guerra de micrófonos para pasar a un escenario más sosegado. Pero ven ineludible la caída de la actual gestora, formada por afines al dimitido Gómez Besteiro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad