Fernández Ordóñez aceptó la fusión de las cajas ante el “bloqueo de la Xunta a opciones más sólidas”

stop

El ex gobernador del Banco de España asegura que fue “un mal menor” para evitar la intervención de ambas entidades

Miguel Ángel Fernández Ordóñez comparece en el Congreso

22 de julio de 2013 (19:23 CET)

El ex gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que ocupaba el cargo en el momento de la fusión de las cajas gallegas, deriva a la Xunta de Galicia la responsabilidad del fracaso de la integración de Caixa Galicia y Caixanova.

Según aseguró en la respuesta escrita que ha remitido a la comisión parlamentaria que investiga la fusión de las cajas, el Banco de España accedió a la integración de ambas entidades “con condicionantes” para evitar que “una situación de bloqueo” por parte de la Xunta de Galicia llevase a la intervención de ambas entidades.

Mafo asegura que la integración de las ambas entidades con bancos de fuera de la comunidad era una opción mucho más solvente. “El Banco de España insistió permanentemente en que era más seguro y mucho menos arriesgado buscar integraciones fuera de la Comunidad Autónoma”, señala Fernández Ordóñez en sus respuestas por escrito.

Hacia la intervención

"Cuando quedó clara la negativa de la Xunta a proyectos más sólidos que el de la fusión de las dos cajas gallegas, el Banco de España, como mal menor para evitar una situación de bloqueo que, por el deterioro continuado de las cajas, hubiera acabado en su posible intervención y reestructuración ordenada, optó por exigir condicionantes para que la fusión pudiera ser aprobada con un mínimo de razonabilidad en cuanto a su solidez", relata el ex gobernador.

Asimismo, indica que durante 2009 las dos entidades "estuvieron trabajando en proyectos corporativos, pero fue la insistencia y el bloqueo de la Xunta a cualquier fusión de las cajas gallegas con otras de fuera de su comunidad la que impidió cualquier opción no gallega en la solución de los problemas".

No pudo convencer a Feijóo

Fernández Ordoñez insiste en que, con motivo del análisis que la fusión gallega tenía sobre la competencia en la comunidad, trasladó al propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, su postura. La unión "era negativa desde el punto de vista de la competencia en Galicia y este era un argumento más para no haberla impulsado, además del fundamental de la mayor solidez de otras alternativas que se barajaron".

"Yo tuve ocasión de plantearle estos problemas de competencia al presidente de la Xunta en una entrevista en la que traté de convencerle --y es obvio que no pude-- de que permitiera buscar soluciones más sólidas y mejores desde todos los puntos de vista económicos, incluido este, el de la mayor competencia", sostiene en su respuesta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad