Romay Beccaría en la presentación de su memorias en un acto en A Coruña, acompañado por Núñez Feijóo y Mariano Rajoy

"Ojalá todos entendiesen el partido como lo hacía Romay Beccaría"

El exministro Ramay Beccaría reivindica "a la política y a los políticos" en la presentación de su libro en A Coruña, con Núñéz Feijóo y Mariano Rajoy

José Manuel Romay Beccaría presentó este viernes en la sede de Afundación, en A Coruña, su libro de memorias. Más de 500 páginas en las que hace un repaso a su trayectoria histórica y política, que va de la dictadura a la democracia y que lo llevó, entre otros cargos, a ser ministro de Sanidad, exconselleiro de la Xunta y presidente del Consejo de Estado. Fue un acto corto, marcado por las restricciones de aforo de los tiempos del Covid-19 pero que sirvió para unir en un mismo escenario al extesorero del PP junto a Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno, y a Alberto Núñez Feijóo, máximo mandatario gallego que acaba de encadenar su cuarta mayoría absoluta en el Parlamento gallego, igualando el récord de Manuel Fraga.

Tanto Rajoy como Feijóo reivindicaron en sus intervenciones la importancia para ellos de la figura de Romay Beccaría. "Sin él no se entienda la historia española ni gallega reciente. Es un hombre que goza del aprecio de los gallegos, que ven reflejados en el las virtudes de un hombre de estado. Existe una escuela política de Romay Beccaría a la que pertenecemos muchos, entre ellos el señor Rajoy y yo", dijo Feijóo.

Por su parte, el expresidente del Gobierno con el PP manifestó que el exministro "pertenece a esa estirpe de servidores públicos de los que hoy no andamos precisamente sobrados". "Cuidó a su partido, ojalá todos entendiesen el partido como lo hacía Romay", sentenció. "Se nos presenta como un liberal convencido, pero el autor, tan alejado, y tan importante en los tiempos que vivimos, de los dogmatismos intransigentes, sabe la función del Estado como elemento de cohesión hacia los vulnerables, más necesaria que nunca para afrontar los retos del futuro", dijo.

"Político de vocación"

Tanto el político de Os Peares como el expresidente español insistieron en su presentación en que Romay Becarría fue un político "de vocación" que no tenía necesidad de serlo, algo que posteriormente él mismo reivindicó en su intervención, en la que insistió en que es necesario parar la desafección entre política y ciudadanía, "algo muy peligroso" impulsado por "demagogos".

"Hablamos de un político que lo ha sido por vocación, no por necesidad. Se trata de una persona determinante para el autogobierno gallego", dijo Feijóo, que insistió en que Romay se preparó durante años para ejercer su trabajo en el servicio público. "Decían los romanos que un buen gestor de la res pública no se improvisa, y los tiempos que corren le dan la razón. Lo que está pasando nos dice la improvisación está de plena actualidad", dijo.

"Romay forma parte de esa clase de figuras que son capaces de transformar la realidad. Al igual que los atletas que compiten con éxito en diversas pruebas, Romay es un intelectural que se interna en la política sin ser devorado. Es un hombre de transiciones, que forma parte de una selecta generación de líderes que tuvieron el buen criterio de entender que en política nadie tiene el monopolio de la verdad ni de la virtud", dijo Feijóo, que cargó contra aquellos "que sí quieren establecer ese monopolio" y atacan "el periodo glorioso de la Transición". "Hay quien piensa que las transiciones en las que colaboró Romay son una vieja antigualla que es necesario sustituir por fórmulas novedosas, pero el entendimiento nunca pasará de moda", apuntó, para indicar que tanto Romay como Rajoy forman parte de un estirpe de políticos "sosegados" que han hecho historia.

"Manejó miles de millones con honestidad"

"A lo largo de sesenta años, Romay cumplio siempre con su deber y durante todo ese tiempo, en los que manejó miles y miles de millones, de pesetas pero también de euros, mantuvo siempre su honestidad", apuntó el líder autonómico.

Romay, que entre otros, quiso hacer una mencial especial a los expresidentes gallegos Manuel Fraga y Xerardo González Albor, además de a Rajoy, Feijóo y la diputada y exministra Ana Pastor, aprovechó su intervención para reivindicar la figura de los políticos. "El ejemplo de mi padre determinó mi vocación política. Su servicio a los más desfavorecidos que venían a nuestra casa de Betanzos fue fundamental", dijo. "Entiendo la política como una manifestación del deseo, la política no tiene que ser el arte de lo posible, pensando en especulaciones o maniobras, sino que puede ser un arte de los imposible, de mejorar el mundo y a nosotros mismos", explicó. "Yo quería ser político y me formé para ello. Estudié Derecho y preparé las oposiciones al cuerpo de abogados del Estado", dijo, para recordar que fue uno de los impulsores de "crecimiento racional del suelo urbanizable en las principales ciudades españolas" recordando polígonos de vivendas como el barrio de As Flores, en A Coruña, o los de Coia y Vite, en Vigo y Santiago. "En mi carrera disfruté haciendo lo que más me gusta. Animo a quien sienta la vocación política a seguir ese camino", indicó.

Con un discurso en el mentó desde a Antonio Machado hasta a Martin Luther King, Romay insistió en varias ocasiones en la necesaria defensa de la Transición española como ejemplo de valores. "Hoy algunos atacan al gran edificio que es la Transición en la arquitectura política del siglo XX", apuntó, para reivindicar "a la política y a los políticos, a la Transición y a la Constitución".

"La política es esencial"

"La desafección que promueven los demagogos es tremendamente peligrosa. La política es esencial. Os digo que es una de las opciones más nobles a las que se puede servir. Solo ella hace que el futuro nos pertenezca", explicó, para indicar que en sus memorias también hace una mención a la situación de Cataluña. "España no se ha aprovechado de Cataluña. No lo ha hecho nunca. Siempre ha evitado su quiebra y ha sido solidario siempre. Por eso, es necesario volver a seducir al mayor número de catalanes posible", espetó, para asegurar que "los independentistas faltan a la verdad".

Antes del acto en el que el histórico cargo del PP ha insistido en reivindicar la figura de los políticos y la política, los medios de comunicación han preguntado a Rajoy acerca de la imputación del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la denominada pieza Kitchen.

Rajoy, sin declaraciones sobre la 'Kitchen'

Rajoy fue interpelado por los periodistas a este respecto. A ninguna de las dos preguntas que se le hizo --qué opinaba de la imputación del exministro de Interior durante su etapa de Gobierno y si ponía "la mano en el fuego" por Fernández Díaz--  respondió el político pontevedrés.

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad