Mariano Rajoy durante la inauguración de los nuevos carriles del Puente de Rande en la AP-9 / E.P.
stop

El presidente de la Xunta empaña la segunda inauguración de Rajoy en la AP-9 recordándole que las futuras obras del vial no deben recaer sobre los usuarios

en A Coruña, 03 de enero de 2018 (14:43 CET)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudió este miércoles a su segunda inauguración en la AP-9 en cinco días. Repitió en la circunvalación de la autopista de Santiago lo que el 30 de diciembre había hecho en el Puente de Rande en Vigo, dos obras encaminadas a incrementar la capacidad del vial que une Ferrol con Tui, en la frontera con Portugal.

Si en el acto de apertura de los carriles adicionales en Rande la Xunta pasó prácticamente desapercibida, en la segunda cita en Santiago el líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, evidenció sus discrepancias con el método para financiar las obras de la autopista, dependiente del Ministerio de Fomento.

Feijóo recordó el compromiso del Gobierno de no volver a asumir actualizaciones extraordinarias  en los precios de los peajes para compensar a la concesionaria Audasa por la ejecución de las obras. El presidente de la Xunta fue el único que habló de la subida de tarifas que empezó a aplicarse el uno de enero, pues Mariano Rajoy evitó el tema en todo momento.

Que pague Fomento, "es justo"

El presidente de la Xunta, que culpó al Gobierno de Zapatero del incremento, ha variado su discurso, pues el PP aplicó la misma fórmula que los socialistas. Parte del aumento deriva de los acuerdos firmados José Blanco y otra parte del firmado por Ana Pastor.  Feijóo insistió en que las nuevas obras, como la conexión pendiente con la Cidade da Cultura, no se repercutan en los usuarios a través del incremento de tarifas. "Es una decisión justa y equitativa", afirmó. 

“Galicia es un buen sitio para invertir”, dijo el líder del PPdeG en un mensaje claro a Rajoy de que las nuevas obras deben ir a cargo de “los presupuestos del Estado”. La autopista, a pesar de la demanda unánime del Parlamento gallego para su transferencia, es de titularidad estatal.

85 millones en 8,5 kilómetros

Rajoy, por su parte, explicó que la inversión ascendió a 84,8 millones, que se emplearon en  acondicionar 8,5 kilómetros de vía, sumando también un enlace en Sigueiro inaugurado en 2017. El presidente del Gobierno destacó la mejora en la seguridad y en la eficiencia de la autopista, al “resolver el cuello de botella” que se producía en la llegada a Santiago.

En una intervención en la que no hubo preguntas, Rajoy no tocó el tema de los peajes, aunque sí que mostró su satisfacción con los datos del paro conocidos la mañana del miércoles. 

Hemeroteca

Audasa (AP-9)
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad