Abel Caballero, alcalde de Vigo, y Núñez Feijóo, presidente de la Xunta

Feijóo y Caballero desatan la guerra del agua

stop

Xunta y Concello de Vigo se enzarzan por la calidad del agua sin aclarar a los usuarios los riesgos derivados de su consumo

en A Coruña, 08 de diciembre de 2017 (19:34 CET)

"Feijóo sabe que este registro no tiene relación con la potabilizadora, pero es un ventajista, tramposo y mentiroso". Así responde el Concello de Vigo a las advertencias de la Xunta sobre la calidad del agua del municipio tras detectar el Gobierno gallego parámetros irregulares en una de los análisis realizados en el barrio de Canido. Había niveles de hierro por encima de los recomendados y elevada turbidez.

La Xunta estudia la salubridad del agua después de que este jueves Núñez Feijóo cargase con dureza contra el alcalde Abel Caballero, achacándole una irresponsabilidad como nunca había visto al ocultar información sobre las reservas de agua y la capacidad de la potabilizadora.

El Concello de Vigo asegura que el agua es 100% potable

A la hora de hacer públicos los resultados en un servicio tan esencial, una y otra administración, gobernadas por PP en San Caetano y por PSOE en Vigo, han cruzado críticas. El Ayuntamiento asegura que sus análisis demuestran que el agua es totalmente potable, al 100%.

La Xunta, que se incumplen algunos parámetros y, por tanto, hay que esperar a que la empresa gestora del agua, Aqualia, remita sus resultados antes de decidir si desaconseja el consumo, lo que hará si ambos análisis coinciden.

Sin riesgo para la salud a corto plazo

En el centro de la disputa está la planta potabilizadora de O Casal, que es de competencia municipal, y que según el delegado de la Xunta en Vigo, Ignacio López-Chaves, "está desfasada" y presenta "deficiencias estructurales". Nada más lejos de la realidad para el equipo de Abel Caballero, que insiste en la buena calidad del agua y reprocha a Feijóo utilizar tema tan sensible para desgastar al Ejecutivo municipal y obtener rédito político.

Mientras tanto, los ciudadanos reciben versiones distintas sobre la situación. Según el Concello, todo está bien. Según la Xunta, el agua podría estar mal. Eso sí, descarta una alerta sanitaria, pues el único riesgo para la salud derivaría de una alta ingesta de hierro durante un periodo prolongado.

Según el Consistorio, el alto nivel de hierro en Canido no es causa de la depuradora ni de la sequía, sino por una obra realizada en la zona, “un cambio de tubo” del que la Xunta ya tenía conocimiento.

 

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad