El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el líder de Vox, Santiago Abascal

Feijóo y Abascal reavivan su guerra con la llegada de las elecciones

“Los gallegos merecen mucho más respeto”, dice Feijóo acerca de Vox, cuya formación, asegura, no se interesó por la pandemia en la comunidad

No es la primera vez que los dirigentes de Vox atacan al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. La tensiones llegaron a su punto más sonoro el pasado mes de febrero, en la precampaña de las elecciones gallegas del 5 de abril que nunca se llegaron a celebrar por la pandemia. El líder gallego, que en aquel momento veía tambalearse en las encuestas la posibilidad de mantener su mayoría absoluta en el Parlamento gallego, tenía muy claro que no podía dejar que los de Abascal pescasen votos en su caladero. El mandatario se presentó como un líder moderado que acudía a las elecciones sin ser “rehén” de nadie, ni siquiera de su propio partido. Con esos avales, una y otra vez, descartó la posibilidad de un pacto tras los comicios. “Es un partido que está en contra de Galicia”, llegó a decir. Unas declaraciones que sirvieron para que Abascal lo rebautizase vía Twitter como “Jordi Feijóo”, al compararlo con los nacionalistas vascos.

El enfrentamiento, no obstante, fue enfriado por la crisis del Covid-19. Durante dos meses, los cruces de acusaciones pararon. Hasta ahora. De nuevo, la cercanía de un proceso electoral que culminará el 12 de julio en las urnas ha reavivado en interés de los dirigentes de Vox por Galicia. De nuevo, Feijóo ha dejado claro que no está dispuesto a pactar con ellos. Ahora, no obstante, el escenario es bien distinto al de hace dos meses. 

Un Feijóo reforzado

El candidato del PPdeG ha sido aupado por una crisis del Covid-19 que, afortunadamente, no impactó con fuerza en Galicia (pese a que se contabilizan más de 600 muertes). Las últimas encuestas realizadas días antes del inicio del confinamiento vuelven a otorgar la mayoría absoluta a Feijóo y dejan fuera del Parlamento a los de Abascal. 

Con ese dato bajo el brazo, Feijóo ha sido este viernes especialmente crítico con Vox, que ha comenzado a convocar manifestaciones contra el Gobierno central, también en Galicia. Así, el mandatario gallego ha echado en cara a la formación de extrema derecha que “no le interesase Galicia durante el pico de la pandemia del Covid-19”, al tiempo que ha advertido que él aspira a tener, tras las elecciones del 12 de julio, "un Gobierno libre, no rehén o esclavo de intereses minoritarios".

Abascal se abre ahora a apoyar a Feijóo

Así se manifestó tras ser preguntado por las declaraciones realizadas en esta misma jornada Abascal, quien, ahora, trasladó la disposición de su partido a apoyar al PP en Galicia tras las elecciones autonómicas del mes de julio para evitar un gobierno de izquierdas y promover un nuevo mandato de Feijóo, quien cree que "necesita vigilancia".

En una entrevista en EsRadio,  Abascal lamentó declaraciones realizadas por el presidente de la Xunta durante los últimos meses "despreciando" a Vox, pero pese a ello ha reconocido que su formación estaría dispuesta a llegar a un acuerdo con él para impedir un gobierno "de extrema izquierda" en Galicia.

El líder de Vox ha reconocido que su partido no está en situación de ganar las elecciones autonómicas gallegas, pero en cambio sí cree que su opción de tener representación "es muy grande" y también de condicionar el futuro gobierno.

"Vox no acudió a las reuniones por el Covid-19"

"Desconozco lo que ha dicho el líder de Vox y no sé ni a quién se refiere, supongo que será el estatal, el autonómico no lo conozco", ha respondido Feijóo, tras ser preguntado al respecto, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta. Lo cierto es que Vox desechó la posibilidad de presentar un cabeza de cartel a las elecciones del 5 de abril, limitándose a presentar listas provinciales. 

“Vox ya explicitó que su objetivo era echarme de la Xunta, por lo que no me sorprende que ahora afirme que hay que tutelarme”, dijo con ironía. 

Feijóo indicó que, al inicio de la crisis sanitaria, cuando empezó a reunirse con los dirigentes del resto de partidos, se "notificó" a Vox esta cuestión con el objetivo de que participase en esta reunión, pero el Ejecutivo autonómico --ha lamentado-- no obtuvo "respuesta". "Si a Vox no le interesó Galicia durante la pandemia, no creo que tenga mucho interés en Galicia superada la pandemia. Si durante la pandemia Vox no vino a una reunión ni nos ha concretado quién es su representante o portavoz, creo que los gallegos se merecen mucho más respeto", ha concluido.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad