Feijóo ve una maniobra política en sus fotos con Marcial Dorado

stop

El presidente de la Xunta rechaza dimitir: "Siempre actué dentro de la ley"

Núñez Feijóo en el Parlamento gallego / E.P.

01 de abril de 2013 (14:44 CET)

“Son solo unas fotos antiguas, no hay nada más”. El presidente de la Xunta ha minimizado la trascendencia de las fotografías publicadas por el diario El Pais en las que aparece con el contrabandista Marcial Dorado Baúlde y que la publicación fecha en 1995. Feijóo ha descartado dimitir, como le pidieron los grupos de la oposición. Al contrario, ha asegurado que las fotos publicadas no van a condicionar su criterio político y su forma de actuar, porque siempre lo hizo “dentro de la ley”. “Si tuviese la más mínima duda de que hubiese hecho algo ilegal en mi carrera estaría en una situación comprometida. No lo he hecho”, aseveró.

Feijóo compareció ante los medios tras ofrecer explicaciones a su partido. Aseguró que llamó a Mariano Rajoy nada más conocer la publicación de las fotografías y que, en su momento, entre los años 2004 y 2005, comunicó al ahora presidente del Gobierno y a Manuel Fraga la existencia de las imágenes. El presidente de la Xunta insistió en que su relación pasada con Dorado no tiene incidencia en sus responsabilidades políticas actuales, ni la tuvo en el pasado. “Los jueces Vázquez Taín, Baltasar Garzón y Grande-Marlaska han investigado a Marcial Dorado y han considerado que esas imágenes son irrelevantes”, justificó.

Adjudicación de contratos

El líder del PPdeG se remitió al comunicado emitido este domingo para explicar las circunstancias en las que fueron tomadas las fotografías. En el texto explicaba que corresponden a “mediados de los años noventa, hace casi dos décadas”, cuando tenía 34 años y que en las ocasiones en las que se encontró con Dorado fueron "por coincidencia con un compañero de trabajo de mi juventud".

Actualmente, dijo Feijóo, “no hay amistad ni relación directa”. El presidente de la Xunta solo lamentó su “torpeza” por no investigar en profundidad a Dorado. “En cuanto sé que tiene una causa pendiente con la justicia, corto mi relación de ocio con esta persona hasta la desaparición del contacto desde hace más de 13 o 14 años”, insistió.

Pero, al margen de lamentar la ingenuidad de entonces, Feijóo no se hizo más reproches. Aseguró que su conciencia está tranquila. "Nunca firmé, ni adjudiqué, ni concedí ningún contrato con ninguna empresa de este señor", manifestó el dirigente popular. “Conozco la existencia de estas fotos desde el 2004. Si presentasen algún riesgo no me hubiese presentado a presidente de la Xunta”, concluyó.

Amenazas veladas

En medio de su reafirmación ética, Feijóo envió mensajes para los que, según él, pretenden amedrentarlo, aunque sin aportar nombres. “Si quisiera hacer una acusación explícita lo hubiera hecho. Quienes pretendieron amedrentarme con las fotos son los mismos que insinuaron que tenía que ver con actividades ilegales. Hay hemeroteca y diario de sesiones que tienen que ver con esta noticia”, dijo el presidente de la Xunta.

En el mismo sentido, aseguró que las imágenes se prestan para que se produzcan difamaciones sobre su persona. “Si esa difamación se utiliza, preservaré mi honor, es mi obligación”, concluyó Feijóo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad