Feijóo se queda sin excusas para retener la extra a los funcionarios

stop

Galicia se convierte en la única comunidad gobernada por el PP que cumple los objetivos de déficit; la Xunta se pasa de frenada y recorta en exceso el gasto público mientras adeuda media paga a sus trabajadores

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en rueda de prensa tras el Consello | EP

en A Coruña, 01 de abril de 2016 (02:18 CET)

Nadie excepto Galicia, Canarias y País Vasco cumple los objetivos de déficit fijados por Bruselas. El resto de comunidades ha superado el límite del 0,7% del PIB establecido para el pasado curso, provocando en España un desvío de 10.000 millones sobre su compromiso europeo. Así lo considera montoro, que no ha tenido reparos en culpar a las autonomías de un traspiés que compromete el discurso de rigor económico que ha mantenido el Gobierno de Mariano Rajoy.

En cambio Galicia, cuyo régimen económico nos es comparable al de País Vasco o Canarias, ha sido demasiado cumplidora. Su déficit se situó en el 0,57%. Es decir, se ha dejado de gastar un 0,13% de PIB en plena operación salida de la crisis económica. El dato ha merecido la felicitación de Montoro, de lo que ha sacado pecho Núñez Feijóo recordando que mientras cumplía con Madrid la economía gallega ha crecido al mismo nivel que la media española, un 3,2%.

Demasiada contención del gasto

Sin embargo, hay discrepancias en los círculos políticos sobre las bondades del exceso de pericia para ajustar el déficit por parte de la Xunta, que adeuda todavía media paga extra retirada a los funcionarios en el año 2012. Una parte se pagará en la nómina de abril y la otra en septiembre, con un gasto total que rondará los 100 millones de euros. La cuantía representa menos de un 0,01% del PIB gallego en 2014.

Feijóo supeditó en varias ocasiones la devolución de lo debido a los trabajadores al cumplimiento de los objetivos del déficit. "Galicia cuenta con el cumplimiento del déficit y la disposición de 50 millones de euros más para personal, que ha permitido tomar la decisión política de dedicarlos a mejorar la nómina de estos trabajadores", dijo cuando la Xunta reintegró la primera parte de la paga extra el año pasado.

Las más incumplidoras

El cumplimiento del déficit también estuvo en el origen del modelo de gestión público-privada del polémico hospital vigués Álvaro Cunqueiro. Y, en general, en la apuesta por el rigor económico y la contención del gasto público que marcaron las dos últimas legislaturas en San Caetano. Pero Feijóo se quedó sólo en la apuesta. 

Cataluña terminó el año con un déficit del 2,7%, casi cuatro veces el objetivo del 0,7% establecido, seguida por Extremadura con el 2,64%, por la de Murcia con el 2,52%, la Comunidad Valenciana con el 2,51% y Aragón con el 2,13% del PIB. Son los alumnos más rebeldes.

Por encima del límite también estuvieron Andalucía (1,13%), Asturias (1,53%), Baleares (1,52%), Cantabria (1,38%), Castilla-La Mancha (1,67%), Castilla y León (1,33%), Madrid (1,36%), Navarra (1,28%) y La Rioja (1,13%).

Montoro, ministro en funciones, anuncia medidas

¿Tendrá premio la excelencia de la Xunta en materia de déficit? Cristóbal Montoro, que es un ministro en funciones a la espera de la formación del nuevo Ejecutivo, anunció medidas para limitar el gasto de las comunidades incumplidoras al considerar grave el actual desvío. "No se trata de instar a que recorten sino a que no aumenten gasto público sobre lo que ya están haciendo", señaló. Comunidades como Cataluña, que fue la más incumplidora, han recibido millonarias inyecciones del Ejecutivo central para afrontar sus gastos.

También está por ver la postura de Bruselas, que hasta ahora se ha mostrado inflexible. De entrada, el incumplimiento del déficit implicaría que será necesario un ajuste mayor del previsto para el próximo ejercicio con el objetivo de corregir el desvío.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad