El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante su comparecencia tras conocer los resultados

Feijoo resiste a Ciudadanos y Vox pero claudica ante Pedro Sánchez

El PPdeG resiste como fuerza más votada en Galicia y contiene el auge de Ciudadanos y Vox, pero no logra recuperar ninguna alcaldía urbana

Una de cal y una de arena para el Partido Popular en las elecciones municipales en Galicia. El PPdeG ha logrado ser la fuerza más votada en el conjunto de los 313 concellos gallegos, en grandes ciudades como A Coruña, Lugo o Ferrol y ha contenido el ascenso de Vox y Ciudadanos. Pero, pese a todo ello, el partido no ha logrado recuperar la alcaldía de ninguna de las siete grandes urbes gallegas e incluso la de Ourense, la única en la que gobernaba actualmente, se encuentra en el aire y a expensas de lograr a Democracia Ourensana como socio de gobierno.

Con el 97,42% de los colegios electorales de Galicia escrutados, la formación encabezada por Alberto Núñez Feijóo logra 489.859 votos. Son el 33,33% del total, 2,4 puntos menos que en las elecciones locales del 2015, en las que se lograron 528.882 votos, y, pese a este retroceso, logra aventajar al PSdeG en 4.000 votos.

Galicia se erige como una de las cuatro comunidades en las que el Partido Popular resiste como principal fuerza en el conjunto de sus municipios. En 2015 lo era en nueve, ahora la huella azul en el mapa de España se limita a Galicia, Castilla y León, Baleares, La Rioja y la Comunidad de Madrid. En esta última se hará también con la alcaldía de la mano de José Luis Martínez Almeida, un papel que el PPdeG no ha podido emular en ninguna de las grandes ciudades Galicia.

Victorias pírricas en A Coruña, Ferrol y Lugo

El PPdeG logra ser la fuerza más votada en tres concellos gallegos. Se trata de A Coruña, en donde la candidatura de Beatriz Mato se impuso con el 30,28% de los votos, frente al 30,05% del PSdeG de Inés Rey, que, tras igualar en concejales al PP (nueve), tiene vía libre para hacerse con la alcaldía con el apoyo de Marea Atlántica, dándose una situación inversa a la fórmula empleada en el año 2015 y que encumbró a Xulio Ferreiro como regidor de la ciudad herculina.

Mayoría, pero también insuficiente para acceder a la alcaldía en Lugo. El PPdeG, con Ramón Carballo al frente logró el 31,91% de los votos y diez concejales. La suma con Ciudadanos, que mantiene dos ediles, es insuficiente para hacer frente a los ocho logrados por el PSdeG y los cinco del BNG, que tiene la llave del gobierno. Un acuerdo entre socialistas y nacionalistas bastaría para que la actual alcaldesa, Lara Méndez (PSdeG), mantenga su puesto.

También a un concejal de la mayoría se queda el PPdeG en Ferrol, aunque en este caso, sin el bastón de Ciudadanos. El candidato del Partido Popular por Ferrol, José Manuel Rey Varela (exconselleiro como los candidatos por A Coruña, Santiago, Ourense o Vigo, Beatriz Mato, Agustín Hernández, Jesús Vázquez o Elena Muñoz, respectivamente) se ha quedado a las puertas tras lograr 12 de los 25 escaños con el 41,4% de los votos. Sin embargo, el batacazo de Ciudadanos y Vox (ninguno logra entrar en el consistorio de la ciudad departamental) deja la alcaldía en bandeja al socialista Ángel Mato, que logró ocho concejales y, que al igual que en A Coruña, necesitaría el apoyo del gobierno saliente (Ferrol en Común, con tres ediles) y BNG (dos) para tomar las riendas de la ciudad.

Ourense, en el aire

De las otras cuatro grandes ciudades gallegas, el PP de Elena Muñoz ha sucumbido al rodillo de Abel Caballero en Vigo (13,7% de los votos frente al 67,6% del regidor de la ciudad olívica), mientras que Rafael Domínguez ha logrado el 30% de los votos, insuficientes para arrebatar la alcaldía al nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores (39,8%), que necesita el apoyo del PsdeG para estirar a los 24 años su mandato en la ciudad del Lérez.

En Santiago, el también exconselleiro Agustín Hernández se hizo con el el 29,2% de los votos y se vio superado por el 34,7% de Sánchez Bugallo, que regresará a la alcaldía una vez sumado el apoyo de la Compostela Aberta de Martiño Noriega.

De las ciudades gallega en las que el PP se encuentra en minoría, tan solo en una se abre la posibilidad real de gobernar. Se trata de Ourense, en donde el popular Jesús Vázquez, fue la segunda opción, con el 22,6% de los votos y siete concejales, dos menos que el PSdeG y los mismos que Democracia Ourensana, que se perfila como pieza clave en la formación del nuevo gobierno.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad