Feijoo

Feijóo rechaza comparecer por el caso Pemex: “Es una falta de respeto”

El presidente gallego se niega a dar explicaciones en el Parlamento gallego, como pide la oposición, por la detención del exdirectivo de Pemex Emilio Lozoya

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha rechazado comparecer en el Parlamento de Galicia, como pide toda la oposición, para dar explicaciones sobre su relación con el exdirectivo de Pemex Emilio Lozoya, detenido en Málaga por supuesto vínculo con casos de corrupción.

"Sería una falta de respeto al propio Parlamento y a la Xunta; permítame que me lo tome come una cuestión de la campaña electoral. Supongo que saldrán más, espero que tengan más enjundia, esto se desmiente leyendo los periódicos y teletipos que escriben ustedes", dijo el presidente gallego.

Feijóo niega relación con los floteles

Y es que, al igual que hizo la semana pasada, ha negado que el exdirectivo detenido participase en los acuerdos a los que la Xunta de Galicia llegó con la petrolera mexicana para construir los floteles y acabar por hacerse con el astillero vigués de Barreras. De hecho, Feijóo defiende que Lozoya está siendo investigado por la justicia por una cuestión vinculada con Brasil.

Así, ha ironizado con que este asunto es "un clásico", al que hay que "responder con la verdad". "Cuando conseguimos los barcos no estaba este señor en Pemex, sino el anterior. El planteamiento es ridículo. No cabe todo en campaña electoral, aunque parece que empieza a caber", indicó, antes de remarcar que, ya en su día, se trató de minimizar los acuerdos hablando "de barquitos" y de que "se regalaba Barreras".

¿Conocía a Lozoya?

"¿De verdad la gente cree que esto puede tener alguna relevancia?", ha contestado, después de ser preguntado acerca de si "conocía" al exdirectivo, con el que sí que mantuvo encuentros. Al respecto, ha indicado que también se reunió con los presidentes de Uruguay en una reciente visita. "¿Y si mañana hay algún problema con estos políticos, el responsable es Feijóo? Ningún problema y ningún temor", ha zanjado.

En septiembre de 2012, Pemex y la Xunta de Galicia anunciaban la firma de los contratos para la construcción de dos floteles (uno en Barreras y otro en Navantia-Ferrol) y, algo más de un año después, a propuesta de Emilio Lozoya, el Consejo de Administración de PMI (filial de la petrolera mexicana) aprobó la compra del 51 por ciento de las acciones del astillero vigués por 5,1 millones de euros.

Esta compra, apadrinada por Feijóo (en cuya agenda pública figuraron encuentros con Lozoya en 2013 y 2014), se escenificó en diciembre de 2013, en una visita de mandatarios de la empresa mexicana a Vigo. En esa visita, se anunciaron varios contratos más, que nunca llegaron a hacerse realidad (un atunero, tres 'buques-tanque' y otras tres unidades que tampoco se concretaron).

Cambio de gobierno en México

Más tarde, la bajada del precio del petróleo y el cambio de gobierno en México, donde el presidente López Obrador anunció la revisión de contratos y una investigación sobre la "corrupción" en la petrolera, hicieron que el astillero vigués se convirtiera en un quebradero de cabeza para Pemex.

De hecho, la estatal azteca ha trasladado su intención de deshacerse de las acciones, y recuperar los 5,1 millones de euros, así como los 8 millones depositados en garantías.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad