Feijóo pide a los conselleiros “dedicación plena” en su toma de posesión

stop

Indica que Alfonso Rueda coordinará las relaciones entre Xunta y Parlamento

03 de diciembre de 2012 (12:43 CET)

Los conselleiros del nuevo Gobierno gallego han tomado posesión de sus cargos este lunes en el Pazo de Raxoi con la del titular de Economía e Industria, Francisco Conde, como única cara nueva del gabinete que trabajará con Alberto Núñez Feijóo, quien ha reivindicado su experiencia y ha advertido de que a cargos tan relevantes "no se puede llegar a aprender".
No en vano, Feijóo ha arrancado su discurso con la proclama de que la Comunidad vive "un tiempo extraordinario" que exige "una dedicación extraordinaria", por lo que, ha advertido, Galicia debe ser "el último pensamiento del día y el primero del día siguiente". El objetivo de ello, ha añadido, es culminar un proceso que avance del "rigor presupuestario" al "crecimiento económico".

Gobierno y Parlamento

Del nuevo gabinete de Feijóo, en el que las principales novedades son la designación de Alfonso Rueda como vicepresidente y la entrada de Francisco Conde, seis de sus miembros han optado por jurar su cargo y sólo la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, y el de Educación, Jesús Vázquez, han elegido la fórmula de la promesa. Tras el evento, han mantenido la primera reunión de Gobierno.

Sobre el nombramiento de Rueda como vicepresidente, Feijóo, ha remarcado que será “la persona adecuada” para ayudarle” en la coordinación interna del Gobierno gallego y de este con el Parlamento”.

¿Sucesión?

"No es vicepresidente para premiarlo, aunque se lo merezca por su esfuerzo; no es vicepresidente por su lealtad, pese a que la haya demostrado en todos estos años", dijo el presidente gallego. La designación de quien es número dos del PP gallego como mano derecha del presidente de la Xunta con la especial encomienda de coordinar el poder ejecutivo y el legislativo es interpretado, a ojos de algunos populares, como una acción que justifica que permanezca con el acta de diputado.

Su permanencia en el Pazo do Hórreo alimentaría la interpretación en clave sucesoria de su nombramiento como vicepresidente, aunque dirigentes del partido insisten en que este movimiento no esconde la intención de Feijóo de no acabar el mandato y apuntan a la posibilidad de que, para evitar suspicacias por una "excesiva concentración de poder", Rueda podría abandonar la Secretaría General del PPdeG en el congreso de enero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad