Feijóo conecta el control del déficit al 'cheque bebé' y a fondos para niños enfermos

stop

El presidente defiende que la Xunta puede gastar por el rigor que ha mantenido en las cuentas desde 2009

Alberto Núñez Feijóo

en A Coruña, 12 de mayo de 2016 (16:22 CET)

Feijóo cierra el círculo. La austeridad que llevó por bandera el Gobierno gallego ha dado paso a una batería de medidas sociales que llegan a mes y medio de las generales y a pocos meses de las autonómicas. El gasto extra de 225 millones por el cumplimiento del déficit le permite además cuadrar el discurso, vinculando las estrecheces de su mandato con el oportuno gasto actual, que se materializa, por ejemplo, en la ampliación del cheque bebé de 100 euros mensuales a 2017 o a programas de ayuda para la atención de niños enfermos "sin perjudicar la capacidad de sus padres para poder trabajar" 

"Valió la pena cumplir, ahora empezamos a recoger los beneficios", zanjó Feijóo, defendiendo así la gestión que realiza desde 2009 y que implicó una reducción progresiva en la partida destinada al gasto social en plena crisis, a medida que se estrechaban los presupuestos. "Mantuvimos una hoja de ruta clara contra los que nos pedían que gastáramos el dinero que no teníamos", insistió el presidente de la Xunta. 

Con la batería de medidas, Feijóo tiene su argumento central de campaña, centrado en que Galicia, a diferencia de otras comunidades, ha cumplido con los objetivos presupuestarios y ahora está en mejor situación que el resto. En definitiva, que estrecharse el cinturón ha merecido la pena.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad