El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo / E.P.

Feijóo baraja un adelanto electoral para aprovechar el miedo a Podemos

El presidente de la Xunta buscaría beneficiarse de la presión contra el acuerdo entre PSOE y Podemos y de las dificultades para acordar la investidura

Alberto Núñez Feijóo y su círculo más próximo tienen sobre la mesa un adelanto electoral. El movimiento, poco habitual dentro de la ortodoxia del presidente de la Xunta, estaría motivado por el acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para conformar un gobierno de coalición tras las últimas elecciones generales y por los “insuficientes” resultados obtenidos por el PP en los comicios.

Aunque Feijóo siempre ha defendido que agotar los mandatos es una muestra de normalidad democrática e institucional, algunos de sus consejeros le recomiendan avanzar las elecciones autonómicas del próximo año para beneficiarse de la presión que los agentes económicos --CEOE e IBEX-- e incluso la vieja guardia del PSOE están ejerciendo sobre Sánchez por pactar con Unidas Podemos, y que irá en aumento, calculan, por la necesidad del presidente del Gobierno de negociar la investidura con partidos nacionalistas e independentistas.

Si bien desde el PPdeG mantienen que el objetivo es "agotar la legislatura" y convocar las autonómicas para el otoño de 2020 “si no sucede nada” que afecte a la gobernabilidad, otras fuentes del partido aseguran que el adelanto electoral está estudiándose. La propuesta prevé que la convulsa investidura del líder socialista, o al menos su recuerdo reciente, sea un mejor escenario que los primeros meses de un nuevo Gobierno encabezado por Sánchez e Iglesias, pues es un tiempo insuficiente para que afloren las primeras grietas en el Ejecutivo.

Feijóo pelea por el centro con el PSOE ignorando a Casado

La situación encajaría bien con el discurso de Feijóo, que se ha enfrentado a Génova al proponer un acuerdo con el PSOE a cambio de que Sánchez rompa con Unidas Podemos. La reivindicación de la centralidad ideológica y la estabilidad política es una convicción del presidente de la Xunta, pero también un reiterado mensaje de sus campañas. Si no logra mayoría absoluta en Galicia, lo previsible es que entre a la Xunta un tripartito liderado por el PSdeG y respaldado por la izquierda rupturista y el BNG.

Los socialistas gallegos comienzan esta semana a elaborar el programa electoral para las autonómicas ante la posibilidad del adelanto electoral, que no gustaría --pero tampoco asusta-- a casi nadie en las fuerzas de la oposición. Los más perjudicados, a priori, serían las llamadas fuerzas “rupturistas”, pues sus alianzas se han desgajado tras la descomposición de En Marea.

O se presenta Feijóo o el PP tiene un lío

En el PP gallego todos dan por hecho que Alberto Núñez Feijóo se presentará y optará a una cuarta legislatura, pues ningún mensaje en sentido contrario ha expresado el líder del PPdeG. En caso contrario, la decisión no podría demorarse más allá de enero o febrero, explican fuentes del partido, pues abriría una pugna en el partido y el nuevo líder necesitaría tiempo para darse a conocer. Aún sin adelanto electoral, sería un mal escenario para revalidar la Xunta, consideran. 

El mayor problema, como casi siempre, radica en los votos. No solo el resultado de las elecciones generales y la fragmentación del voto de la derecha preocupa a los populares, sino también el retroceso en los apoyos, sobre todo en A Coruña y Pontevedra, que arrojan los sondeos internos del partido. Es otro argumento para defender el adelanto electoral en busca de un golpe de efecto que revierta la tendencia negativa.

Sin embargo, manifiestan las mismas fuentes, "Feijóo es siempre partidario de cumplir las legislaturas·, por lo que estudiar un adelanto electoral no significa que esta opción vaya a salir adelante.

Un artículo de R. Rodríguez/C.Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad