Europa margina a los aeropuertos gallegos mientras califica de estratégico al de Oporto

stop

Las tres terminales recibirán menos fondos de la Red Transeuropea de Transportes al no ser distinguidas como infraestructuras nodales

Cola en Lavacolla (Santiago de Compostela) / EFE

18 de junio de 2013 (21:35 CET)

Mientras las principales ciudades gallegas se enzarzan en una guerra localista a cuenta de sus aeropuertos, las autoridades europeas dictaminan que ninguna de las tres terminales de la comunidad tiene características de conexión estratégica. Una consideración que sí tiene la lusa de Sá Carneiro, su principal competidora.

El denominado Trílogo (formado por el Consejo, la Comisión y el Parlamento europeo) concluyó recientemente que ninguno de los tres aeropuertos gallegos tiene consideración de estructura básica aeroportuaria europea dentro de la Red Transeuropea de Transportes.

Un 15% de los fondos hasta 2050

Más allá de meras consideraciones nominales, este hecho tiene una consecuencia inmediata. Poseer una infraestructura dentro de la Red Transeuropea supone automáticamente entrar en el reparto de un fondo de 50.000 millones de euros en el período 2014-2020.

Las infraestructuras que entran en la categoría de estratégicas o nodales acaparan un 85% de los fondos (30.000 millones de euros) que deben estar ejecutados antes de 2030. Las incluidas en la categoría global perciben tan sólo un 15% del presupuesto y su ejecución puede demorarse hasta 2050.

Prioridad a las conexiones centrales


Si bien España logró que el corredor mediterráneo y el atlántico figuren entre la lista de proyectos prioritarios de la UE, tanto Alvedro como Lavacolla y Peinador han salido muy mal parados. Ninguno de los tres ha conseguido entrar dentro de la red principal, donde sí están las terminales de Alicante, Barcelona, Bilbao, Las Palmas, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla, Tenerife Sur y Valencia.

“El Gobierno central ha vuelto a dar prioridad a las conexiones centrales y las de las islas dejando olvidada la periferia por completo”, opina la eurodiputada del BNG, Ana Miranda, que denunció en varias ocasiones desde hace meses la situación a la que se enfrentaban los aeropuertos gallegos. “No se trata de un tema menor. Son partidas muy importantes de fondos para competitividad, mejoras de las infraestructuras, medio ambientales...”, añade.

Resta todavía que las infraestructuras señaladas por el Trílogo sean ratificadas por el pleno del Parlamento y el Consejo europeo, aunque se da por hecho que no habrá cambios.

Caída de pasajeros


Si bien ninguno de los aeródromos recibirá ayudas de la UE como infraestructura estratégica, quien sí lo hará será el aeropuerto de Sá Carneiro, en Oporto. Este hecho podría contribuir a aumentar las desigualdades para con la terminal lusa.

Un dato especialmente relevante si se tiene en cuenta que mientras Oporto gana pasajeros, Galicia los pierde a pasos de gigante. Lavacolla, Alvedro y Peinador perdieron el mes pasado 22.790 viajeros con respecto a hace un año. En los cinco primeros meses del año acumularon 126.512 usuarios menos que en el mismo período del ejercicio anterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad