La creación de empresas en Cataluña sigue a la baja: regresa a niveles de 2013. EFE/Marta Pérez/Archivo

Esto es lo que se juega la economía el 21-D

stop

El Gobierno que salga del 21-D debe recuperar la confianza de inversores y consumidores para que Cataluña vuelva a la senda del crecimiento

en Barcelona, 21 de diciembre de 2017 (05:00 CET)

La economía de Cataluña tiene delante una nueva prueba de fuego. Después de que la vía unilateral ensombreciera la estabilidad jurídica de las empresas y menguara la confianza de inversores y consumidores, el próximo gobierno que salga de las urnas del 21-D debe elaborar una hoja de ruta capaz de revertir la situación.

Ya se conocen los primeros datos de la factura. Se prevé una caída del PIB para 2018 de tres décimas de la región respecto al resto de España, si bien “un gobierno independentista” podría tener un impacto "más grave e inesperado", comenta el profesor de economía de la Universidad de Barcelona (UB), Gonzalo Bernardos.

Más optimista es Josep Soler, director del Institut d'Estudis Financers (IEF), que cree que el resultado final “no dependerá tanto del color del Ejecutivo –unionista o independentista–, sino de la estabilidad que genere con sus decisiones”. Soler añade que, incluso, “el papel de la oposición será relevante”.

Recuperar empresas

La salida de empresas fue la primera alerta que saltó en la economía catalana. Al traslado del domicilio social de las principales entidades bancarias, como Caixabank y Banc Sabadell –en poco menos de una semana los clientes retiraron 10.000 millones de euros de depósitos–, le siguieron cotizadas como Abertis y Cellnex.

Así hasta sumar 3.000 empresas en dos meses, o lo que es lo mismo, que más de 1.000 hayan dejado de pagar impuestos a la espera de que otras, como Freixenet o Seat, puedan reabrir la veda. 

"No bastará con transmitir seguridad para recuperar a las empresas perdidas", explica Josep Soler

"Ahora no bastará con volver a la normalidad para atraer a las empresas”, explica Soler. El economista cree que se necesitarán “políticas proactivas, como alguna ventaja fiscal o de deslocalización. Si la oferta es quedarse igual, no cambiará nada".

En la misma línea se pronuncia Bernardos, que admite que no se sabe “qué planes tienen las fuerzas soberanistas para recuperar a estas empresas", puesto que "no se recoge ninguna medida en sus respectivos programas electorales".

Turismo: cuidar la joya de la corona

El golpe del independentismo al turismo se reflejó en todas las cifras: "caída de las reservas del 50%" (Hosbec), "freno de la actividad del 30%" (Foment del Treball) y "desplome de las ventas acumuladas de entre el 25 y el 30%" (Gremi de Restauració de Barcelona).

“Partimos de cifras muy buenas y elevadas, por lo que se tiende a pensar que una caída responde única y exclusivamente al clima político”, señala Joan B. Casas, decano del Colegio de Economistas de Cataluña.

El PIB turístico podría crecer un punto menos este año si la situación de incertidumbre persiste

Una idea con la que discrepa Soler. “El 90% del turismo que viene de Cataluña es europeo”, explica. Y añade: “Los turistas europeos viven mejor que hace tres meses. Si no vienen es por la tensión que se ha generado”.

La patronal Exceltur, por su parte, señaló que el PIB turístico de Cataluña podría caer un punto al cierre de este año si la situación de inestabilidad persiste. 

El consumo y las exportaciones

La incertidumbre también hizo mella en la confianza de los consumidores catalanes. La patronal de comerciantes Retailcat –al igual que hizo la Confederación Española del Comercio (CEC)– trasladó que los ingresos de los negocios minoristas cayeron entre el 20% y el 30% en octubre. El cambio fue claro: los clientes optaron por el ahorro como medida preventiva y retrasaron las decisiones de compra de bienes duraderos. 

Los consumidores optaron por el ahorro como medida preventiva

Las exportaciones al extranjero, no obstante, resistieron el tirón en septiembre. Se situaron en 6.073 millones de euros, con un incremento del 5,68% del mismo periodo del año anterior. Pero, en palabras del ministro de economía Luis de Guindos, una Cataluña independiente "tendría aranceles que encarecerían el 15% las transacciones", por lo que la región jugaría con desventaja en el mercado comunitario.

Inversión extranjera

La inversión extranjera fue otro de los indicadores que se desplomó en el menor corto plazo. Los datos del tercer trimestre revelan que la caída fue del 75%, tras dejar de ingresar 1.552 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior.

El informe de la Secretaría de Estado de Comercio señala que Cataluña perdió su "tradicional segundo” precisamente “en favor del País Vasco", ya que la parte de inversión productiva retrocedió el 37,4%, hasta los 2.113 millones.

Parte de la inversión extranjera es de naturaleza inmobiliaria

Bernardos matiza que parte del grueso de este porcentaje “proviene de inversión inmobiliaria, que no genera valor añadido". Es decir, se vieron afectados aquellos activos necesarios para llevar a cabo cualquier actividad empresarial.

La 'tormenta perfecta' en el empleo

Las caídas en el consumo, unidas a las del turismo y la inversión, desencadenaron una 'tormenta perfecta' en el mercado laboral. ¿El resultado? El peor dato de paro de noviembre en Cataluña desde 2009: se incrementó en 7.255 personas, hasta los 3,47 millones, rompiendo la tendencia positiva acumulada hasta el momento.

Empleo noviembre Cataluña: mayor subida desde 2009 y pérdida de afiliación

El dato, además, fue de los más elevados de España, sólo superado en términos absolutos por Baleares, con 12.586 parados más respecto al mes anterior.

En términos de afiliación, Cataluña perdió 4.038 cotizantes, frente a la subida del conjunto de España. En este sentido, fue la peor cifra desde 2013, año en el que la economía empezaba a salir lentamente de la recesión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad