Las últimas elecciones generales se celebraron en 2011

España necesita una nueva ley electoral proporcional y una circunscripción única

stop

El Instituto Internacional de Ciencias Políticas considera que el franquismo sociológico que aún pervive es el caldo de cultivo de la crisis institucional que sufre el país

Barcelona, 04 de enero de 2015 (00:00 CET)

La primera reforma que debería abordar España de la amplia relación de cambios que ha de poner en marcha es la de la ley electoral para eliminar la provincia como circunscripción, dejar una única de ámbito nacional y establecer un sistema proporcional puro, sin la fuerte distorsión que supone la ley d'Hont.

Este modelo permitiría que el voto de todos los ciudadanos tuviera el mismo valor independientemente de su lugar de residencia, que el resultado electoral fuera más justo y tendría la ventaja de convertir las mayorías absolutas en un objetivo casi imposible.

Las derivas autoritarias


El Instituto Internacional de Ciencias Políticas (IICP) considera que en muy buena parte los problemas de España radican en que el llamado franquismo sociológico sigue siendo una realidad en nuestra sociedad, un fenómeno que se hace más visible y que se agudiza en las "diferentes derivas autoritarias que supone alcanzar la mayoría absoluta".

El franquismo sociológico es patente en la falta de valores estatales nacionales comunes entre los ciudadanos españoles más allá de los religiosos, la falta de sentido de Estado en materias como la educación y la sanidad, y el deseo común de todos los partidos cuando gobiernan por controlar la justicia, especialmente cuando lo hacen desde la mayoría absoluta.

Sobrevivir al dictador


Desde el punto de vista de los expertos del Instituto, la aversión por el cambio y el amor por el inmovilismo, como la tendencia al clientelismo y la red de favores entre el mundo de la política y el económico son también manifestaciones de esos rasgos sociales que se asentaron durante la dictadura, pero que han sobrevivido largamente al dictador.

El franquismo sociológico es, en definitiva, el caldo de cultivo que ha favorecido la confluencia de varias crisis y que afectan fundamentalmente al entramado institucional del país.

Estado social más avanzado


En el capítulo de reformas que el IICP propone en su informe sobre el cuadro político español para 2015 también figura otro cambio constitucional para hacer de los derechos ciudadanos, como el de la vivienda o la salud, un valor directamente aplicable por los tribunales sin necesidad de hacer leyes específicas.

Y, de la misma forma, abogan por cerrar el sistema autonómico, no para caminar hacia un modelo federal, sino para consolidar el actual estableciendo de forma clara los límites de las competencias estatales y las autonómicas. Todo ello respetando el artículo 1.3 por el que la "soberanía nacional reside en el pueblo español" y el artículo 2 que fundamenta la Constitución en la unidad de la nación "reconociendo y garantizando la autonomía y la diversidad de las partes que la integran".

El PP, en mejores condiciones


Respecto a la situación de los partidos políticos, aunque el distanciamiento de los ciudadanos afecta a todos por igual, la derecha ha sabido mantener intacta su ideología y afrontar los tiempos venideros en mejores condiciones que la izquierda. En ese sentido, la aparición de Podemos supone, según el IICP, un auténtico balón de oxígeno para el PP frente a un PSOE que no ha sabido aplicar el cambio orgánico y estructural que exigen sus militantes y sus votantes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad