Eslovaquia también prohíbe la mina de Corcoesto

stop

El Parlamento eslovaco veta el uso de cianuro en las explotaciones

Manifestantes en contra de la mina de Corcoesto | EFE

25 de septiembre de 2014 (21:10 CET)

Antes de que la Xunta diera un viraje en sus planes para Corcoesto y frenara el proyecto minero de la multinacional canadienese Edgewater, los opositores a la explotación habían alertado sobre el riesgo medioambiental de la mina. Uno de los puntos críticos era el uso del cianuro en la extracción. Mineira de Corcoesto preveía emplear una tonelada y media diaria del compuesto para desclavar el oro de Bergantiños. Así lo confirmaba el informe que Grupo Verdes-Alianza Libre Europa llevó a Bruselas bajo la petición de que se pusiera fin al proyecto y se prohibiese el uso del cianuro en estas explotaciones.

El tema es tan polémico en Galicia como en Europa. Da buena cuenta de ello la decisión del Parlamento Eslovaco, que aprobó recientemente una enmienda a la Ley de Minería, en virtud de la cual, las técnicas de lixiviación con cianuro para el procesamiento de oro en la industria minera, han sido definitivamente prohibidas, según informó el colectivo Salvemos Cabana. De esta manera, Eslovaquia se suma a otros países como la República Checa o Hungría, que han mantenido la misma postura.

La postura de Europa

Más tibia es Bruselas. En 2010, el Parlamento Europeo adoptó una resolución sobre la prohibición general del uso de cualquier técnica minera basada en el uso de cianuro a lo largo de la Unión Europea. Sin embargo, la Comisión Europea se negó a imponer una prohibición en toda la UE sobre el cianuro porque "una prohibición general del uso de cianuro tendría un efecto negativo en el empleo".

Es decir, Europa recomienda evitar el uso de este compuesto en los Estados miembros, pero deja espacio a las distintas administraciones para que decidan. En este marco normativo, Eslovaquia reconoce que el cianuro es una substancia “altamente tóxica” y que puede tener “un impacto catastrófico e irreversible en la salud humana y en el medio”. Por ello, pide a la Comisión y a los Estados miembros “que no presten apoyo de forma directa o indirecta a ningún proyecto minero en la UE en el que se empleen tecnologías mineras a base de cianuro, hasta que sea aplicable la prohibición general”.

Rentabilidad basada en el cianuro

El colectivo Salvemos Cabana ha destacado el impacto de la postura eslovaca en la mina de Corcoesto, que si bien está paralizada, todavía se mantiene enredada en el recurso presentado por Edgewater contra la paralización del proyecto. Y hay que recordar que la multinacional todavía está en posesión de los derechos mineros y que podría presentar un nuevo plan extractivo a la Xunta.

La plataforma considera que “la minería de oro a gran escala, donde se opera en depósitos de hasta un gramo por tonelada de roca procesada, dependen del uso de este peligroso compuesto en grandes cantidades para hacer rentable la explotación”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad