En Marea y PSdeG se preparan para el adelanto electoral en Galicia

stop

Tras el batacazo del domingo, la Ejecutiva del BNG abrirá paso a la renovación y plantea una asamblea de refundación para febrero

En Marea exige al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que convoque elecciones | EFE

en A Coruña, 21 de diciembre de 2015 (22:19 CET)

Algo más que la aritmética se activa entre las principales formaciones de Galicia. Y con la mente puesta en las próximas autonómicas, a celebrar en otoño si no media un adelanto electoral. Los casi 260.00 votos que ha perdido el PP en Galicia, que se traducen en una caída de cinco escaños, la fuerte irrupción de En Marea y la aparente contención del PSdeG, al menos en cuanto a su resultado por escaños, abren un escenario de cambio abrupto. Se ha despejado una de las ecuaciones que harán mover ficha a Núñez Feijóo, el resultado electoral de las generales, a la que se suma ahora la consecuencia, otra eventualidad: la debilidad de los populares y sus problemas para formar gobierno en Madrid.

Las principales formaciones, entre las que no se encuentra un BNG que ha sido relegado a quinta fuerza en Galicia, por detrás de Ciudadanos, hacen cálculos. Y, a la espera de la eventual formación de un nuevo Gobierno en Madrid, ponen su mente ahora en un previsible adelanto electoral. Entre otras, por una razón. Núñez Feijóo sabe que, en estos momentos, y dependiendo de quién sea finalmente el inquilino de Moncloa, las dos formaciones que están en condiciones de arrebatar San Caetano a los populares tienen incógnitas por candidatos.

¿Sin candidatos?

De un lado, José Ramón Gómez Besteiro, el secretario general de los socialistas, sigue imputado por el "caso Garañón", a la espera de declarar ante la juez Pilar de Lara el próximo 12 de enero, un día antes de que se constituyan las Cortes. Es el "tempo" judicial el que marcará los movimientos del líder socialista a partir de ahora.

Los más de 408.000 votos logrados por En Marea, arrebatando al PSdeG la posición de segunda fuerza, dan alas a la candidatura de unidad popular. Sin embargo, no hay un nombre claro entre las formaciones integrantes: Xosé Manuel Beiras peina ya 79 años, y nuclea sus apoyos exclusivamente en torno a Alternativa Galega de Esquerdas. Breogán Riobóo, el hombre fuerte de Podemos en Galicia, otra de las patas de En Marea, sabe que toca dejar el paso a las candidaturas populares que pivotan sobre Marea Atlántica. Tras el pinchazo de Noriega en Santiago y la marcha de Yolanda Díaz como diputada a Madrid, hace emerger a Xulio Ferreiro como opción de la formación para asaltar la Xunta. Sin embargo, el alcalde coruñés tiene difícil explicar su salto a la política autonómica, y más complicado armar un relevo en María Pita.  

La estrategia de En Marea

La estrategia pactada entre Podemos y las candidaturas que conforma En Marea pasa por dejar vía libre a los candidatos de las formaciones gallegas para elaborar una lista para las autonómicas, a la inversa de lo pactado para las generales. Es decir, muy en línea con lo que solían plantear IU e Iniciativa per Catalunya en generales y autonómicas catalanas, los votos de Podemos irían a fortalecer el cartel del candidato de Marea Atlántica de convocar autonómicas Feijóo. Por contra, el desgaste en la gestión de los alcaldes de las mareas juega a favor del líder popular. Y por ello que la opción de estirar los tiempos al máximo también esté sobre la meda del líder de los populares. Todo dependerá de lo que suceda en Madrid.

En cualquier caso, En Marea ya ha puesto a rodar su engranaje electoral pidiendo a Feijóo la convocatoria de elecciones autonómicas y anunciando que activará de inmediato el proceso particpativo con las bases para la búsqueda del candidato a la Xunta.

La debacle del BNG, que apenas ha sacado 70.500 votos, la mitad que Ciudadanos en Galicia, apunta a una renovación total. El primer movimiento será un paso atrás por parte de su ejecutiva, con su portavoz nacional, Xavier Vence, al frente. La formación nacionalista dejará paso a una renovación total en sus órganos de dirección. Y lo hará, previsiblemente, en una asamblea de refundación. Y todo parece indicar que será en febrero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad