Bajar la potencia, un truco para pagar menos por la luz. Foto: ED/Archivo

El truco para ahorrar 40 euros en la factura de luz

stop

Revisar y modificar la potencia por la que se paga es una forma de rebajar la factura anual de luz

Barcelona, 24 de diciembre de 2017 (11:34 CET)

La factura de la luz que pagan los españoles se encarece año tras año y es una de las más elevadas de Europa. Las familias de España terminarán este año pagando un 10% más de luz que en diciembre de 2016. Aunque el importe anual está muy por encima de los 40 euros, hay un truco para ahorrarse al menos esa cantidad anualmente.

Desde el comparador de energía HelpMyCash explican que para rebajar los recibos de luz la forma más rápida y sencilla de conseguirlo es atacar directamente a la potencia eléctrica. Usualmente los clientes contratan una potencia superior a la que acaban utilizando, y allí radica la clave para una factura más baja.

Encontrar la potencia justa para el hogar le permite a las familias ahorrar al menos 43,75 euros anuales por cada escalón que se rebaje. Por ejemplo, un consumidor que tenga 4,6kW de potencia y rebaje a 3,45kW se ahorrará 43,75 euros anuales, y si pasase de 6kW a 3,45kW el ahorro sería de unos 97 euros, pues para llegar a ello deberá rebajar dos escalones de potencia.

Es importante tener en cuenta que este proceso no es gratuito. Las comercializadoras cobran hasta 11 euros por rebajar la potencia y habitualmente no permiten más de una bajada por año. Además, si se baja demasiado y la instalación no puede con todos los aparatos conectados, habrá que pagar 45 euros para volver a subir cada escalón de potencia.

Criterio para elegir potencia

Es más difícil volver a incrementar la potencia que el ahorro anual de haber reducido un escalón. Por este motivo, es vital asegurarse de que tenemos la potencia idónea o saber si estamos pagando de más. Para ello basta con sumar el voltaje que requieren los electrodomésticos de nuestra vivienda que solemos usar a la vez.

Por otro lado, existen unas generalizaciones para tener una idea. Por ejemplo, una pareja que viva en un piso de no más de 70 metros cuadrados tendrá suficiente con 3,45kW. En cambio, para una familia de tres miembros o un piso de hasta 100 metros cuadrados se recomienda una potencia de 4,6kW.

En definitiva, si queremos ahorrar en el recibo de la luz, dar con la potencia más ajustada será lo más efectivo. No obstante, esto requiere que seamos consumidores responsables. Es decir, deberíamos hacer un balance de los aparatos que vamos a necesitar a la vez y cuáles debemos tener controlados para que no salten los plomos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad