Nacho Carretero con un ejemplar de su libro, Fariña

El secuestro judicial convierte 'Fariña' en número uno en ventas

stop

El libro reina en Amazon y se agota en las librerías gallegas, que acumulan reservas de clientes que quieren adquirir un ejemplar

en A Coruña, 21 de febrero de 2018 (20:29 CET)

Es casi un libro prohibido. Difícil resistirse a semejante atractivo. La orden de la jueza Alejandra Fontana para prohibir la impresión y comercialización de Fariña, la obra del periodista Nacho Carretero sobre el narcotráfico en Galicia, ha generado un espectacular repunte en las ventas. La medida cautelar parte de una denuncia del exalcalde de O Grove (Pontevedra) José Alfredo Bea Gondar, que aparece en el libro vinculado al tráfico de droga. No se hará efectiva hasta que deposite una fianza de 10.000 euros.

No hay mal que por bien no venga, pues la causa judicial se ha convertido en una extraordinaria campaña de marketing. Mientras no se ejecuta el secuestro, la editorial KO se está hinchando a vender ejemplares. Están agotados en las principales librerías gallegas.

Reserva de ejemplares

Así lo han confirmado libreros de Cronopios --en Pontevedra y Santiago--, Cascanueces de A Coruña, Couceiro de Santiago, Paz de Pontevedra o Vidal en Vilagarcía de Arousa, una de las localidades en las que se focaliza el libro.

En casi todas las librerías esperan recibir más ejemplares en la jornada de este jueves e incluso algunas ya han tenido reposición este mismo miércoles, como ha sido el caso de Cronopios y Couceiro en Santiago. En algunos de los establecimientos, como en Couceiro, acumulan reservas de clientes.

Número uno en Amazon

Y no solo en Galicia, donde se está rodando una serie a partir del libro, está triunfando Fariña. También se nota en Amazon, donde el título alcanzó el número uno en ventas. Todo un efecto Streisand.

Mientras esto sucede, Xerais está estudiando las implicaciones de la orden judicial, pues preveía lanzar esta primavera la edición en gallego. El director general de la editorial, Manuel Bragado, confesó su estupor ante la medida judicial, asegurando que están “sorprendidos”, “atónitos” y que nunca habían vivido un caso semejante. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad